Argentina

Somos Peregrinos del Planeta y cuando nos alineamos con nuestra energía el Universo nos reverencia y confabula con nosotros para ayudarnos a Ser

 

 

 

 

YO SOY

Yo Soy un ser que se dedicó a la Astrología y a la Terapia Floral, y estoy transitando la segunda mitad de la vida, cumpliendo un sueño que tuve desde pequeña: saber quien soy y qué debo hacer. Dedicarme a eso y vivir de ello. Por lo tanto, creo estar afirmada, en el punto que me corresponde, comunicando lo que siento profundamente, ayudando a otros a conocerse, como yo lo hice.

Las herramientas que elegí para hacerlo, luego de recorrer muchos lugares y aprender muchas técnicas, fueron estas dos. Las demás son maravillosas también.

El Cielo fue para mí una atracción irresistible desde pequeña. Siempre me comuniqué con él y transité la vida en los buenos y malos momentos, sintiendo que tenía un aliado. Por lo tanto, hablar del Cielo, del Universo, es un lenguaje conocido, que fluye en mí con una facilidad que día a día me asombra. Persona tras persona a las cuales hago su Carta Natal, o leo sus energías, representan el desafío de lo nuevo. Asomarme a la energía de esos seres que me eligen, es el privilegio de ver cómo la creación se da de manera distinta, exuberante, diversa, única. Y agradezco profundamente. Agradezco con reverencia, con humildad.

Las cosas que nos suceden de pequeños, siempre responden a lo que el alma trae. Una expresión común en mi era “¡qué maravilla!”. Era apenas una niña. A tal punto, que llegaron a llamarme Alicia en el País de las Maravillas. Y esto es lo que sucede con un ser, cuando me conecto con sus energías y desde la lectura que tengo el don y el privilegio de poder hacer, voy deshojando su maravilla hasta que la pueda ver, comprender e incorporar. Y entonces, comparto el maravillarme.

A lo largo de mi vida, las flores fueron esos otros seres con los cuales me contacté. Pasando por juntarlas cuando era pequeña, tener siempre en mi cuarto, regalarlas, mirarlas largas horas en mis jardines. Mi regalo preferido para hacer o recibir, más allá de las necesidades y las situaciones, siempre fueron las flores. Hasta que supe que esa vibración podía curar…

Sutiles, bellas, armoniosas, amorosamente fuertes, ellas acuden en las consultas y se donan a las personas que las necesitan. Aparecen sus nombres, sus energías y se entregan para la sanación.

Creo que somos seres maravillosos, que estamos creando un nuevo mundo. Que el camino interno y la conexión con la energía sagrada que representamos es nuestro privilegio y nuestro derecho. Me considero hija del Padre Celestial, como todos los seres vivos y también que debo amar a los demás como a mi misma. Esa es mi gran responsabilidad.

También creo que la vida es un tránsito. Que no llegamos a ninguna parte y que lo importante es el peregrinaje, para el cual podemos tomar del Universo lo que necesitemos a través del dar y recibir, que es una de nuestras capacidades espirituales.

Que todas nuestras vicisitudes, sentimientos negativos, desarmonías, frustraciones y repeticiones son la manera que tenemos de aprender a hacer ese recorrido y superarlo. Forman parte de nuestro aprendizaje. Y que darnos cuenta que tenemos una visión pequeña de nuestra energía grande, es el gran desafío. Nos creemos este cuerpo, estas pertenencias, estas relaciones, viviendo en este mundo del cual vemos sólo el fondo del cielo y la superficie de la tierra. Hasta que tomamos conciencia que somos mucho más y que hacemos nuestro camino, siempre tomados de la mano de Dios, como cada uno lo vea o sienta.


GRUPO INTERNO

Un día, sin saber muy bien porqué, nos reunimos para (decíamos nosotros) profundizar nuestro trabajo de autoconocimiento. Eramos cinco mujeres. Una vez por semana, nos encontrábamos para meditar. Desde ese lugar, aprendimos, viajamos, crecimos y fuimos conociendo un mundo que ni soñábamos, a través de la conexión interior. Nos comunicamos con el maestro interno. Más tarde ingresó una sexta.

Esta experiencia fue y es algo muy importante para mí. Ha marcado un antes y un después en mi vida.

Para Alicia, Lili, Norma, Cristina y Betty, todo mi amor y mi agradecimiento. Es desde ese lugar, que yo me conecto ahora con todo.


Gracias Al Padre Celestial, A los Seres de la Luz, a mi familia de pequeña, a mis hijos, a mi nieto, a mis maestros aquí, a mis compañeros de ruta, a mis amigos, a todos los que me eligen profesionalmente, con los cuales he hecho hermosos vínculos.

Todos esos seres, me motivan a seguir cada día con mayor compromiso de amor.


PORQUÉ EN LA WEB

En mi peregrinar, un día me ofrecieron tener una columna en una página de Internet, y en un programa de radio. Accedí. He comprobado que las grandes cosas que nos suceden, se dan sin que sepamos para qué.

Con el tiempo, esa misma persona me sugirió hacer mi propia página, debido a la cantidad de visitas que tenía Astrología en su sitio. No me animaba. Soy de procesos lentos. Ante los inicios también soy exigente, un tanto miedosa y tiendo a quedarme protegida en un lugar.

Hoy estoy dando este paso con soltura, con seguridad y sumamente entusiasmada. De pronto me encuentro enamorada de lo que estoy haciendo, como siempre me sucede.

Esa persona, es Diana Alvarez, esa página es ETC Magazine etcmagazineweb.com.ar

En ese sitio, hay muchos artículos, que hice con el mismo amor que estos y que no quiero retirar por respeto; sólo estoy tomando algunos que considero básicos: constelaciones y elementos. Los demás quedan allá, junto con otros que seguiré aportando.

Agradezco profundamente también esa oportunidad.

Esta página además, surge de mi necesidad de expresar lo que siento, pienso, digo y trato de hacer, de la mano de Dios, del Universo y de las Esencia Florales.

Por supuesto, en ella está expresada mi mirada de la Astrología. Trato de ser simple. A veces expresar de manera simple las cosas que suceden en el Cielo no me resulta fácil. Trato de ser yo. Sin comparar, sin mirar a los demás, sin imitar. Lo cual es todo un trabajo en este momento en que vuela todo por estar en el espacio cibernético, en la Web. Además, como fuimos educados mirando hacia afuera, siempre surge la comparación, la competencia, la copia. Creo que todo es válido y que hay gran diversidad de información, muy importante. Parto de la base que todo sirve, si te sirve. Pero siempre voy a resaltar que sos un ser único. Tomá lo que necesites y probalo en tu vida. No me creas. La idea es que lo que leas aquí, así termines diciendo que no te sirvió, sea una oportunidad de conectarte con vos.

Me gusta hablar sin esgrimir terminología astrológica, dado que mi intención es que te llegue a vos, que estás buscando respuestas. Te estás buscando. No estás haciendo un curso. Salvo a las personas que desean estudiar conmigo y que lo tienen claro, lo cual no puedo dejar de oír, sugiero a todos estudiar en las instituciones que se ocupan de la carrera, pues las respeto profundamente y se que lo hacen eficientemente.

Creo de veras que la Astrología es un lenguaje sagrado. Por lo tanto hay que saber usarlo. Y con esto deseo resaltar encarecidamente, que una cosa es hablar de Astrología y otra es leer tu Carta Natal. Todo lo que digo, para que te sirva, debe ser analizado en el contexto de tu Carta. En realidad, si querés Ser esa(e) que sentís adentro tuyo, deberías tratar de conocer tus energías como conocés tu cara y tu cuerpo.

Al expresarme en general, hablo de nosotros pues considero que estamos todos inmersos en el mismo Universo en cambio. Y también te hablo a vos, cuando así lo siento, porque la estoy escribiendo con la idea de que estás frente a mí, necesitando lo que yo se y mi mayor anhelo es poder llevar a tu alma, que por momentos está en dudas, como la mía, algo de lo que te puedo aportar, desde mi profesión, que amo.

Gracias por estar. Sos muy importante para mí. Tanto… que sin vos, está página no tendría sentido.


María Ester Abal Vella
Astróloga y Terapeuta Floral

 

 

Anterior

Inicio

Arriba

Contacto

Agregar
a Inicio

Agregar
a Favoritos

Recomendar
el Sitio


María Ester Abal Vella - Astróloga y Terapeuta Floral
info@mariaesterabalvella.com.ar -
mabalvella@yahoo.com.ar

Copyright 2005 María Ester Abal Vella | Todos los derechos reservados
Sitio diseñado por DAL Comunicación