Somos Peregrinos del Planeta y cuando nos alineamos con nuestra energía el Universo nos reverencia y confabula con nosotros para ayudarnos a Ser
 
 

 

Elecciones en la Argentina

El voto es la manera en que esta sociedad eligió expresarse. Es el medio a través del cual asentimos o disentimos. Es personal y no transferible. Es una elección conciente de qué personas elijo para que me representen. Requiere responsabilidad y reflexión.

Las elecciones se dan en un momento del tiempo. Ese es el momento en el que debemos expresar todo lo que hemos venido criticando, valorando, aceptando, rechazando, ignorando, de las personas que me representan. Hacerlo antes o después, no sirve.

Este es un tiempo de madurez y debemos actuar adultamente. De este accionar, dependerá lo que suceda en más en nuestro país. Y Argentina es muy importante en el contexto de las demás naciones, por ser un país que aún no se ha expresado con toda su potencia. Es un país llamado a brillar. Ha crecido atravesando conflictos severos, de los cuales ha salido airoso.
Somos un pueblo carismático, polifacético, inteligente, fuerte y valiente, que aún funciona en forma adolescente. Que a través de muchos momentos de devastación y crisis, ha generado una fuerza interior que pocos imaginan.

Argentina crece. Muchos no se pueden dar cuenta. Las noticias que se publican en los medios hablan de lo catastrófico, de lo negativo. Hablan de política, poder, dinero, accidentes, atropellos… y por supuesto, hablan del exterior. Del exterior del país y del exterior de la gente, en cuanto superficialidad. Se ve. En realidad, nadie está satisfecho.

Pero hay un interno que se está gestando. En el interior de cada argentino hay un cuestionamiento profundo. Mucha necesidad de hacer cosas y también capacidad de proyectar. En el interior de cada argentino está impresa, como un sello de sangre, la idea que refleja nuestro himno, que además, hermana a toda América.

Por favor, leamos con detenimiento nuestro himno, que es muy profundo:

 

HIMNO NACIONAL ARGENTINO
(Letra Original)
Letra: Vicente López y Planes
Música: Blas Parera

Oíd ¡mortales! el grito sagrado:
¡Libertad, libertad, libertad!
Oíd el ruido de rotas cadenas:
Ved en trono a la noble Igualdad.
Se levanta a la faz de la tierra
Una nueva y gloriosa Nación:
Coronada su sien de laureles
Y a su planta rendido un León

De los nuevos campeones los rostros
Marte mismo parece animar;
La grandeza se anida en sus pechos,
A su marcha todo hacen temblar.
Se conmueven del Inca las tumbas
Y en sus huesos revive el ardor,
Lo que ve renovado a sus hijos

De la Patria el antiguo esplendor.

Pero sierras y muros se sienten
Retumbar con horrible fragor:
Todo el país se conturba con gritos
de venganza, de guerra y furor.
En los fieros tiranos la envidia
Escupió su pestífera hiel
Su estandarte sangriento levantan
Provocando a la lid más cruel.

¿No los veis sobre Méjico y Quito
Arrojarse con saña tenaz.
Y cual lloran bañados en sangre
Potosí, Cochabamba y la Paz?
¿No los veis sobre el triste Caracas
Luto llanto y muerte esparcir?
¿No los veis devorando cual fieras
todo pueblo que logran rendir?

A vosotros se atreve ¡Argentinos!
El orgullo del vil invasor,
Vuestros campos ya pisa contando
Tantas glorias hollar vencedor.
Mas los bravos que unidos juraron
Su feliz libertad sostener.
A esos tigres sedientos de sangre
Fuertes pechos sabrán oponer.

El valiente argentino a las armas
Corre ardiendo con brío y valor,
El clarín de la guerra cual trueno
En los campos del Sud resonó;
Buenos Aires se pone a la frente
De los pueblos de la ínclita Unión,
Y con brazos robustos desgarran
Al ibérico altivo León

San José, San Lorenzo, Suipacha,
Ambas Piedras, Salta y Tucumán,
La Colonia y las mismas murallas
Del tirano en la Banda Oriental;
Son letreros eternos que dicen:
Aquí el brazo argentino triunfó.
Aquí el fiero opresor de la patria
Su cerviz orgullosa dobló.

La victoria al guerrero argentino
Con sus alas brillantes cubrió,
Y azorado a su vista el tirano
Con infamia a la fuga se dio;
Sus banderas, sus armas se rinden
Por trofeos a la Libertad.
Y sobre alas de gloria alza el pueblo
Trono digno a su gran majestad.

Desde un polo hasta el otro resuena
De la fama el sonoro clarín.
Y de América el nombre enseñado,
Les repite ¡mortales! Oid:
¡Ya su trono dignísimo abrieron
las provincias unidas del Sud!
Y los libres del mundo responden:
¡Al Gran Pueblo Argentino, Salud!

Sean eternos los laureles
que supimos conseguir:
Coronados de gloria vivamos
¡O juremos con gloria morir!


Es el momento de dejar atrás todos los errores, pensamientos y paradigmas del pasado y elegir hoy. De acuerdo a esta conciencia que tenemos. Si hasta aquí no la teníamos, es el momento de acceder a ella. Si lo que hicimos hasta ahora no sirvió, es el momento de cambiarlo.

Los elegidos, son servidores de la sociedad. Cambiar nuestra manera de pensar con respecto a esta situación es importantísimo. Votar en quien creemos, implica confiar y esperar de esa persona los resultados por los cuales nos expresamos a su favor. Esto conlleva a creer. Cuando un pueblo entero cree en lo que hizo, fuerza a sus representantes a proceder en consecuencia. Una persona o unas pocas personas, no pueden con el pensamiento de una sociedad que exige justicia, transparencia y honestidad, porque desde ahí votó.

Creer en lo viejo, es hacer para que se siga repitiendo.

Si votamos desde un lugar de impecabilidad, estaremos exigiendo la misma respuesta. Así es como funciona la energía.

Si esperamos que el cambio provenga de los representantes, nos estamos equivocando. El verdadero cambio provendrá de un pueblo que se exprese de manera diferente y diversa.

Los tránsitos planetarios de este momento, nos ayudarán a tomar esta conciencia. Es importante que reflexionemos qué deseamos y desde ahí, sintiendo mientras escuchamos y vemos las diferentes propuestas, elijamos.

 

 

 

Anterior

Inicio

Arriba

Contacto

Agregar
a Inicio

Agregar
a Favoritos

Recomendar
el Sitio


María Ester Abal Vella - Astróloga y Terapeuta Floral
info@mariaesterabalvella.com.ar -
mabalvella@yahoo.com.ar