Somos Peregrinos del Planeta y cuando nos alineamos con nuestra energía el Universo nos reverencia y confabula con nosotros para ayudarnos a Ser
 
 

 

Libra en Octubre de 2005

La búsqueda del equilibrio

Este año, el tránsito del Sol en el mes de Octubre se verá acompañado por Mercurio y Júpiter también en Libra. Recordemos que en Septiembre, Venus estuvo en conjunción también con Júpiter en Libra, mostrándonos toda la belleza y la armonía de dicha constelación.

Siendo Libra fundamentalmente la energía de la búsqueda del equilibrio, además de la mitad del tránsito alrededor por el Zodíaco, es también un punto de ascensión, si logramos balancear los aspectos de nuestra vida, sobre todo en lo concerniente a pareja, complemento, sociedad y juicios, temas todos que están directamente relacionados con las correctas relaciones necesarias para acceder a otros planos de conciencia.

Estas correctas relaciones con el entorno, no se pueden dar, si antes no hice el trabajo de conectarme bien conmigo. Son el resultado de ser yo, tener una escala de valores clara, una mente ágil y versátil y abierta al conocimiento, experiencias y cambios, contacto con mis raíces, quién soy, dónde estoy ubicado en el holograma cósmico, al menos hasta este momento de mi vida, como ser que transita una experiencia en este planeta, pero que pertenece a otros planos también y que responde a todos esos planos (emocional, mental, espiritual y biológico) con cierto grado de conciencia.

El equilibrio, no es un estado permanente, es una conquista para avanzar. Para que el alma avance. El avance del ser, desequilibra nuevamente. Por eso es una conquista continua. Si sentimos que el equilibrio es una meta, al alcanzarlo, nos cristalizamos y frenamos nuestra ascensión. Para que haya avance se debe dar la sincronía entre espíritu y materia a través de la voluntad, de manera tal que se genere una expansión mayor, que a la vez generará un esfuerzo mayor de equilibrio. Es un desafío permanente, perseverante, que exige una actitud alerta. El lograrlo nos hace sentir armonía y paz, y en ese momento nos sentimos auténticos, somos verdad.

Sostener el equilibrio, implica una poderosa voluntad, sostenida por una férrea decisión de avanzar, discriminándonos de la sociedad (lo que se espera de mi) y nuestra memoria celular (la culpa, el miedo, la incertidumbre de nuestros ancestros, actuando desde nuestras células y alimentando nuestra mente). Ese es el instante donde decidimos por nosotros y desde ahí, nos podemos asociar a otros libremente.

Libra es el punto dentro del ser en el que a través de la armonía se inicia el sendero hacia la perfección. De ahí la duda. El equilibrio de los opuestos adentro nuestro, es la tarea más ardua y la que mayor rédito de crecimiento nos da. Y también es aquella de la que huimos, pues crea incertidumbre. Si la tomáramos sólo como la búsqueda del equilibrio, la duda es perfecta. Exige sincronía. Conlleva responsabilidad, disciplina y justeza. Responde a la ética, no a la moral. Y en este punto, en Libra nos encontramos con la Justicia, personificada en la balanza, exteriorización perfecta de Libra: el equilibrio, la duda, la armonía, la verdad y la inteligencia. Lo interior y lo exterior, que funciona a la perfección, cuando el ser se apoya en el Yo, su único eje.

Lo antes dicho, que corresponde al tránsito planetario actual, debería sugerir en nosotros interrogantes profundos. Si nos quedamos sólo con las palabras, no estamos comprendiendo. ¿Quién soy? Realmente… y ¿quién es el otro?.

“Ama al prójimo (al más próximo), como a Ti mismo” ¿Existe mayor desafío? Cuando trato de sentir esta frase, que cito en casi todos mis artículos, no por ser religiosa, sino porque tiene que ver con lo universal, una nueva forma de sentirme y de sentir al otro se revela en mí. Esta oración, cobra en Libra una dimensión de desafío a la sincronía adentro mío. Si logro equilibrar un poco más este concepto, puedo sentir que estoy ascendiendo.

A partir del 2 de Octubre, hasta el 9 de Diciembre, Marte, hace su movimiento de retrogradación en la constelación de Tauro. Motivo por el cual, nuestro accionar, puede verse dificultado, frenado o acelerado y definido para hallar su máxima expresión de acuerdo con nuestros valores, fundamentalmente con nuestro código de honor interno. Este código de honor, no se refiere a este plano, sino al nivel del alma y deberá ser encontrado a través de la reflexión profunda, con nuestro ser. No responde al exterior, por lo que deberá sortear todo aquello que se espere de mí, el miedo y la culpa. Tiene que ver con la batalla de ser quien soy y ocupar el lugar que me corresponde por formar parte del plan cósmico y ser heredero del Padre o del Universo, como cada uno lo sienta o piense.

Debemos tomar conciencia que hay un plan cósmico y un programa, que se le opone. Por confusión, por herencia de siglos, por aciertos o no, por ambiciones, por creencias positivas o negativas, por egos, por juegos de poder, por ignorancia, por inconciencia. Pero es así. Y lo vemos, en todos los ámbitos que tiene que ver con la humanidad en este planeta.

El desafío es ¿dónde me coloco? Esta pregunta nos ubicará en el filo de la navaja, que tendremos que transitar desde un lugar de impecabilidad. La respuesta está adentro nuestro y la mejor manera de expresarla, será emanarla a través de la coherencia entre lo que digo, pienso, siento y hago. Ya no sirve hablar. Para pasar a hacer la nueva humanidad, debemos actuar acorde a este punto de conciencia interno.

La oposición Venus-Marte, aunque fugaz pues durará sólo dos días, movilizará nuestros aspectos femenino y masculino, complementarios y opuestos, importantes de re-ubicar en este fin de ciclo que estamos transitando.

Todo fin de ciclo, es una oportunidad de crecimiento y ascensión. El estar alerta en un fin de ciclo, es un doble privilegio y oportunidad de crecimiento.

El período de la Luna Llena, alrededor del 17 de 0ctubre, es un momento especial para reflexionar sobre todos estos temas, y vibrar en ellos.

La Gran Invocación, que siempre sugiero, es además de una oración despersonalizada, que responde a todos los credos y creencias, una armoniosa y equilibrada síntesis, de todos los aspectos del Ser: mente (aire), corazón (agua), raza humana (tierra) y voluntad y propósito (fuego).

Hasta el próximo encuentro, Almas…


 

Anterior

Inicio

Arriba

Contacto

Agregar
a Inicio

Agregar
a Favoritos

Recomendar
el Sitio


María Ester Abal Vella - Astróloga y Terapeuta Floral
info@mariaesterabalvella.com.ar -
mabalvella@yahoo.com.ar