Somos Peregrinos del Planeta y cuando nos alineamos con nuestra energía el Universo nos reverencia y confabula con nosotros para ayudarnos a Ser
 
 

 

Virgo en Septiembre de 2005


Virgo es, por excelencia, la constelación de la espera, la purificación, la limpieza, la paz y el servicio. Es de tierra… de tierra fecunda, sutil y nutricia. Está representada en el Zodíaco por la Doncella, la Virgen. El gran desafío de esta energía es encontrar el misterio interno. Ese misterio, es la vida que somos capaces o no, de generar. Nuestra propia vida, nuestro Cristo interno.

Regida por Mercurio, es energía inteligente, pensante, que elabora, separa, discrimina, elige, da cauce, sistematiza. Representada por los intestinos, en el cuerpo físico, hace la función de separar lo que sirve de lo que no sirve para los mejores fines del todo, nuestro cuerpo. Hace ese mismo trabajo en los demás cuerpos (emocional, mental y espiritual). El ser de Virgo actúa estas características en la sociedad y el Universo.

En este signo se da un momento de mucha transformación, que a través de una reestructuración da paso a un estado más puro de la totalidad que somos. Se hace una alquimia.

Al mismo tiempo, es la energía por excelencia de lo simple, de lo pequeño, de lo que parece insignificante. De todos esos detalles a los que no prestamos atención por eso… porque pensamos que son detalles. No lo importante. Sin embargo, cuando observamos esas pequeñas cosas, nuestra vida se alegra, nuestra conciencia se agiganta porque nos damos cuenta que lo grande, también está ahí, en lo ínfimo y desde ahí crece.

Existe una gran fuerza en esta vibración, una fuerza transformadora que da una nueva vida hacia adentro y hacia afuera.

Este mes, viviremos la oposición Sol y Mercurio en Virgo, Urano en Piscis.

Ese Urano telepático, intuitivo, generador de cambio, que está sacando del fondo de nuestro inconciente todas aquellas cosas que deben finalizar, dando oportunidad a la energía virginiana de hacer asepsia, organizar, seleccionar lo que sirve, liberando lo que no, para reconocernos y alinearnos en el nuevo lugar que requiere nuestra energía, para hacer este Nuevo Mundo al que ya no podemos renunciar.

Desde Libra, Júpiter estableciendo un nuevo orden social, así como desde Sagitario, Plutón desintegrando, transmutando, regenerando organizaciones, política, religiones. Fundamentalmente mostrándonos las diferentes realidades, que no podemos negar. Y tampoco se pueden esconder. Desde Acuario, Neptuno generando la inspirada creatividad para hacer la obra por la cual estamos todos en este momento planetario. Acuario.

Se caen las máscaras, se disipa lo ilusorio, se genera un nuevo orden que responde al orden cósmico, donde cada uno ocupa el lugar que le corresponde y ahí ¡es sagrado!


El nuevo comienzo ya es una realidad. El cambio que está emergiendo en las religiones, la política, la justicia, la conducción social, las comunicaciones, los medios, las decisiones, los distintos perfiles de las diferentes personas que conducen, gobiernan, enseñan, lideran, curan, ya es obvio. Que se realice, es cuestión de tiempo y conciencia de todos nosotros.

Y en nuestra vida también. Ya no hay excusas. Es simple. La salida es que lo que haga, concuerde con lo que pienso, digo y siento. Es la única manera que este proceso de purificación, limpieza y síntesis, pueda fluir para llevarnos al bien estar.

La vida plena de una persona, ciudad, país, continente o de la humanidad, depende de las pequeñas cosas de todos los días, realizadas con pureza, verdad, unción, humildad y espíritu de servicio. Radica en el descubrimiento de nuestro misterio interno: Ser a imagen y semejanza del Universo, y hacerlo crecer y mostrar al mundo. Es la sumatoria de momentos plenos de estas cualidades. Ahí, y solo ahí… ¡somos felices!

Por supuesto esta es la conciencia para la Luna Llena de Virgo: Una vez descubierto, cómo proteger, alimentar y revelar, nuestro Cristo interno.

Mantram de la Unificación

Los hijos de los hombres son uno, y yo soy uno con ellos.
Busco amar, no odiar.
Busco servir, no exigir debido servicio.
Busco curar, no herir.
Que el dolor procure recompensa de luz y amor.
Que el Alma controle la forma, la vida
Y todos los acontecimientos externos
Y revele al amor que subyace en los sucesos del tiempo.
Que vengan la visión y la intuición.
Que se revele el futuro.
Que se manifieste la unión interior
Y desaparezcan las divisiones externas.
Que prevalezca el amor.
Que todos los hombres amen.

… y finalizar con la Gran Invocación, oración por excelencia que reúne a todos los credos y creencias.

María Ester Abal Vella
Astróloga y Terapeuta Floral


 

 

 

Anterior

Inicio

Arriba

Contacto

Agregar
a Inicio

Agregar
a Favoritos

Recomendar
el Sitio


María Ester Abal Vella - Astróloga y Terapeuta Floral
info@mariaesterabalvella.com.ar -
mabalvella@yahoo.com.ar