Somos Peregrinos del Planeta y cuando nos alineamos con nuestra energía el Universo nos reverencia y confabula con nosotros para ayudarnos a Ser
 
 

 

Cáncer en Julio de 2005

El contacto con nuestra Morada


Recorriendo el zodíaco mes a mes, nos damos cuenta que las palabras que usamos habitualmente, son poco expresivas para describir la maravilla que es.

En este mes que comienza zodiacalmente el 22 de Junio, hasta el 23 de Julio, tendremos la posibilidad de cerrar historias, finalizar procesos, rever nuestros lazos aún pendientes.

La energía de Cáncer nos conecta inexorablemente con el pasado de nuestra familia escogida para tomar cuerpo. Con la familia elegida para crecer. Con la otra formada para hacer nuestra propia vida de adultos. Con la familia humana. Por lo tanto los temas de hogar, casa, familia, humanidad, entorno serán revistos dándonos la oportunidad de comprender, agradecer, crecer y continuar.

Estamos ante un fin de ciclo planetario, pero además con la energía de Cáncer que nos conecta con los fines y los comienzos, nos da la oportunidad de finalizar para seguir. De manera que estamos ante un fin de ciclo anual, para continuar ascendiendo. Y también estamos asistiendo al final del tránsito de Saturno, maestro de la toma de conciencia por esta constelación. Esta es una triple oportunidad de finalizar historias, lo cual deja la puerta abierta a nuevos inicios.

El Sol en Cáncer, hace de nosotros seres sensibles, necesitados de un hogar amoroso para desarrollar nuestra sacralidad. Y si no lo tuvimos, o no lo tenemos, nos da la oportunidad de ver aquello que necesitamos. No para quedarnos en la pena, congoja, depresión, angustia, desvalorización, soledad, oscuridad, impotencia, resentimientos, añoranza, etc., etc., sino para verlo y hacerlo en adelante. Podemos. Podemos aquí y ahora.

En la memoria de nuestro Ser Intimo y Superior, está lo que necesitamos. Está la imagen del Hogar al que pertenecemos. Eso es lo que anhelamos. Es simple. No le demos más vueltas. Hagámoslo.

¿Cómo hacerlo? Momento a momento. Hoy. A partir de ahora. Recordando en el pasado de nuestras vidas y recordando el Orígen.

La manifestación más clara de este recuerdo es nuestro cuerpo. La primera Casa que habitamos. Iluminarla es nuestro desafío. Mantenerla limpia, aseada, perfumada, acogedora, con una llama siempre encendida en el altar. Esto es: buena alimentación, ejercicios, sol, descanso, esparcimiento y oración y alegría en nuestro corazón. Luego vienen nuestras emociones. Mantener iluminada la casa de nuestras emociones, requiere también una limpieza diaria. Lo mismo con nuestra mente, la tercera casa, la de los pensamientos al servicio de nuestro Yo. Y así sucesivamente con las que siguen… nuestros otros cuerpos.

“En la Casa de mi Padre hay muchas moradas”, expresó un gran maestro refiriéndose también a nuestros cuerpos

Para re-construir nuestro templo, que es todo nuestro ser, necesitamos de los otros, de quienes aprender y a quienes mostrar como crecer. En la Familia Humana. Mirando el pasado, cambiando y, hoy, construyendo el futuro.

El tránsito de Saturno por Cáncer (que se inició en Junio del 2003 y finaliza en Julio del 2005) nos ha asistido para esta conciencia. Y para ello, en este período de Cáncer, además el Universo nos reverencia con el paso del Sol, Mercurio y Venus por Cáncer. Esta unión de todos los planetas, dejará una impronta de cambio en nuestras concepciones de hogar, familia, raíces, tribu, clan, madre, contención, nutrición, humanidad, planeta, país, ciudad.

Además, el ingreso de Marte en Aries (su casa), nos conecta con la potencia y la fuerza para este nuevo inicio, que se viene mostrando desde muchos ámbitos. En su tránsito de oposición con Júpiter en Libra, Marte nos hará reflexionar sobre lo personal y lo social que se muestre a través de la pareja o de las asociaciones y de los otros, relaciones que también deberán ser sagradas.

El ingreso de Mercurio (nuestra manera de pensar) y Venus (nuestra manera de amar) en Leo, que en algún momento estarán en conjunción con la Luna, todos en Leo, es la oportunidad y un adelanto para vernos en nuestros diferentes aspectos, antes de la entrada de Saturno en Leo, a partir del 17 de Julio (artículo del tránsito, aparte). En ese momento, también se dará la conjunción Sol Saturno. Esta gran conjunción de cinco planetas en Leo, nos hará evaluar nuestro grado de autoestima, poder, identidad. El fuego de Leo, nos conecta con nuestra potencia de ser. De ser un humano que tiene una misión personal y planetaria a través de mostrarse sagrado, como es.

Es un momento precioso para sentir hacia adonde nos dirigimos. Hacia afuera y hacia adentro. Y cómo lo hacemos. Para sentir en qué lugares de nuestro cuerpo físico, emocional, mental, espiritual… moramos.

Esta debería ser la meditación de la Luna Llena de Cáncer. Como Ser Humano, ¿de qué modo me ilumino, y por lo tanto qué luz irradio a la Humanidad de este Planeta y a la Creación? Más allá de si es mucho o poco, lo importante, es que encienda mi luz.

La Gran Invocación, es la oración de protección y entrega posiblemente más adecuada para sentirnos parte del susurro planetario de ascensión y de unión de todos los credos, razas y seres.

Hasta el próximo encuentro, Almas...



 

 

 

Anterior

Inicio

Arriba

Contacto

Agregar
a Inicio

Agregar
a Favoritos

Recomendar
el Sitio


María Ester Abal Vella - Astróloga y Terapeuta Floral
info@mariaesterabalvella.com.ar -
mabalvella@yahoo.com.ar