Somos Peregrinos del Planeta y cuando nos alineamos con nuestra energía el Universo nos reverencia y confabula con nosotros para ayudarnos a Ser
 
 

 

Piscis en Marzo de 2005


La Astrología es un Portal Universal y Eterno y en la medida que nos vamos conectando con ella, vamos tomando conciencia de lo unidos que estamos a ese Cielo maravilloso, enigmático y poderoso, que tanto atrae nuestra mirada. Estamos tan unidos a él, como nuestro brazo al cuerpo y de ahí aprendemos que el adentro resuena en el afuera y que lo que es arriba, como dice la Tradición, es abajo, y viceversa. Exactamente igual.

Si observamos, si contemplamos las cosas de esta dimensión que están a nuestra simple vista, como un paisaje, nuestro cuerpo y el cielo, cosas todas creadas por esa Energía a la que se le han puesto tantos nombres, de acuerdo a las razas, religiones y épocas, nos damos cuenta cómo funciona El Universo. Es un todo, formado por varias partes completamente diferentes entre sí, teniendo cada una su función especial y única e importante. La Astrología es el lenguaje sagrado, a través del cual, el Universo es interpretado.

Si ahondamos en cada una de las creaciones nombradas, más nos damos cuenta de la maravilla de esa Energía, que la Astrología expresa.

El cuerpo ES. Funciona sin que pensemos. Cada célula tiene su función, no se comparan ni copian. Y así vemos los órganos, huesos, músculos, líquidos. Todo es perfecto. Cada cosa tiene un color, un ritmo, un objetivo, una función. No hay mejor, ni más perfecto. Todos dependen de cada uno y entre todos, son el cuerpo. Además... hay tantos cuerpos como personas (con su diversidad de caras, narices, ojos, piernas, manos, colores, formas, etc. etc.)

Un paisaje ES. La montaña, no quiere deslizarse como el río, el viento no se queja por carecer de un lugar fijo, el árbol no quiere ser flor, la flor no quiere ser nube, la lluvia no tiene miedo de caer, la tierra no quiere ser agua, el agua no quiere ser fuego, el fuego no quiere ser aire. Cada uno tiene una función y entre todos forman el paisaje. También hay infinitos paisajes y ninguno se repite.

El cielo ES. Los planetas, luminarias, estrellas, asteroides, cometas, existen en una armonía prodigiosa de movimiento y equilibrio y cada uno emite su energía que recibimos todos los seres vivos: minerales, vegetales, animales y humanos.

... y así se repite la Creación y cuando la observamos, estamos contemplando a Dios.

Piscis es la constelación que comprende a Dios. Es en esta zona del Zodíaco que contemplamos y sentimos la presencia de la Energía Creadora, de ahí la misericordia, la compasión (que es el grado más elevado del amor), el servicio, la necesidad de fundirse con todo, perdiendo la conciencia de los límites. Es intuición, entrega, devoción, unción y humildad.

En la desarmonía se confunde y tiende a evadirse, justamente por esta necesidad de fundirse en otros.

Durante el mes de Marzo, el Sol, Venus, Mercurio y Urano, en Piscis, nos harán sentir esta energía maravillosa, única y elevada. Completa, pues en ella, el Zodíaco termina con una espiral, que comienza en Aries. Por lo tanto, también podemos decir que es una energía de finales.

Los seres humanos tenemos erróneamente incorporadas ciertas palabras como final, término, muerte. Si pensamos que todo es cíclico y que para que algo nazca, hay cosas que deben morir, nos conectamos con la maravilla de finalizar, terminar, morir. Pues la muerte física, no se contempla en la Astrología, pero sí, la muerte de los ciclos. De manera que cuando algo termina, debemos alegrarnos, pues algo nuevo nacerá. Y va a nacer cimentado en eso que acaba de morir. Esto es crecer.

El Sol es nuestra esencia, Venus es nuestra manera de amar y vincularnos afectivamente y Mercurio, nuestra forma de pensar y vincularnos desde la comunicación. Será bueno observar cómo nuestra energía, se va a ver matizada por la vibración pisciana.

Y Urano, el Despertador de Conciencias, en Piscis nos está alertando sobre todo lo que no sirve de las pasadas épocas (Era Pisciana), y nos está despertando a lo nuevo de esta energía de amor y compasión, que un Maestro mostró, pero el mundo no vió, porque Piscis es muerte para resucitar a otra espiral evolutiva, en otra dimensión.

Saturno en Cáncer sigue mostrando qué humanidad deseamos, mientras nos hace ver los viejos paradigmas y el desafío de cambio en nuestros grupos primarios: familia, barrio, provincia, país, continente ... y nuestra Casa Planeta. Este Maestro del Cosmos, está dando fuerza a Piscis, desde su tránsito por Cáncer. Nos conecta con nuestra familia de la Tierra y nuestra familia del Cielo.

Plutón, el Alquimista del Zodíaco, transitando por Sagitario, está desintegrando esas viejas estructuras ya nombradas, mostrando cómo las instituciones, conocimientos, política, religiones, credos, sociedades y organizaciones colapsan, para construir lo nuevo. Nos muestra que a partir de aquí, si repetimos, tendremos iguales resultados. Nos respalda para que nos juguemos por nuestros ideales de fe, justicia y libertad.

En algún momento del tránsito todos estos planetas en Piscis, se verán conflictuados por Plutón en Sagitario. Este conflicto (que astrológicamente se lee a través de un aspecto llamado cuadratura) será positivo, si podemos observar qué cosas, en nosotros o en el entorno deberíamos cambiar.

Nuestra Humanidad, a través de sus civilizaciones e imperios, monarquías y gobiernos se ha ido repitiendo, obteniendo iguales resultados: desvalorización, destrucción, muerte. El Hombre y la Mujer, hemos ido olvidando nuestra grandeza, creyendo ser grandes a través de la mente, del poder y del dinero. Nos hemos alejado de la Fuente. Soñamos “ser grandes” olvidando que Somos Grandes, cada uno en lo suyo (y para esto la Carta Natal es nuestra mayor referencia). Deseamos ser “estrellas” y nos olvidamos que Somos, a imagen y semejanza de Dios.

Neptuno, Inspiración y Creatividad Pura, transitando Acuario (que así también se llama la Era que estamos comenzando a transitar), nos envía desde ese centro de fuerza las pinceladas de lo increado, las ideas, la potencia y diversidad en esa mente creadora. Nos habla de romper el orden establecido y nos muestra lo nuevo.

Júpiter en Libra moviliza el orden social, la pareja, las correctas relaciones, base de lo nuevo que viene.
Y Marte nos da su fuerza de Guerrero para materializar todo esto, y mucho más, en su tránsito por Capricornio.

¿Una frase para este Período Pisciano?

Ama al prójimo, como a Ti mismo

Hasta el próximo encuentro, Almas!


 

 

 

Anterior

Inicio

Arriba

Contacto

Agregar
a Inicio

Agregar
a Favoritos

Recomendar
el Sitio


María Ester Abal Vella - Astróloga y Terapeuta Floral
info@mariaesterabalvella.com.ar -
mabalvella@yahoo.com.ar