Somos Peregrinos del Planeta y cuando nos alineamos con nuestra energía el Universo nos reverencia y confabula con nosotros para ayudarnos a Ser
 
 

 

La Sinfonía del Zodíaco


Eso somos todos los seres vivos... Una sinfonía. Y para esta realización portamos una llama única que debe ser expresada. Esa nota que representamos debería ser conocida por nosotros. Este conocimiento nos lo aporta la Carta Natal. Cada uno de nosotros es un punto maravilloso y total de ese cielo que miramos y admiramos cuando somos felices o cuando estamos muy mal. No importa el estado, siempre miramos al cielo buscando respuestas.

¿Porqué lo hacemos instintivamente? Porque ese Cielo vive adentro nuestro y como representantes cósmicos que somos, lo sabemos...

¿Desde dónde lo sabemos? Desde nuestra certeza de Ser. Desde nuestro recuerdo de haber vivido muchas realidades. Por ello, en este momento de fin de ciclo y de comienzo hacia una nueva realidad y con los tránsitos planetarios que estamos teniendo, lo importante además de continuar con nuestro autodescubrimiento, es recordar.

Absolutamente todo está en el Universo, debemos tener la conciencia de preguntar a nuestro Ser Más Elevado, a nuestro Yo Intimo y obtendremos la respuesta necesaria para cada momento de nuestra vida.

Socialmente, a través de los siglos, fuimos aprendiendo a mirar hacia fuera, comparándonos y compitiendo, sufriendo por ser lo que no somos. Imitando modelos establecidos. Es hora de saber que la respuesta está adentro nuestro, dado que caminamos tomados de la mano de Dios, como cada uno lo vea o sienta. Desde nuestra ignorancia del Universo, creemos que somos algo separado que tiene vida propia. Cuando descubrimos que somos parte de una sinfonía y que lo único que debemos hacer es tocar con claridad nuestra nota (la Carta Natal), sentimos el alivio de pertenecer a lo grande (el Universo).

En la infancia aprendemos la pertenencia a nuestra familia humana, en la madurez es conveniente para nuestros mejores fines que comprendamos nuestra pertenencia a la familia cósmica, dado que todo lo que hacemos, expresamos, las personas que se nos acercan, las circunstancias que vivimos, las diarias vivencias, tienen que ver con esa sinfonía que viene de lo alto y en la cual debemos ser instrumento protagonista, por nuestra elección de vivir en este momento planetario.

Y con esta conciencia de vivir con otros, que tienen la misma maravilla, el aprendizaje es la co-existencia, con otras personas que también se están descubriendo. Y si no, la paciencia, la tolerancia de continuar nuestro camino, sabiendo que tal vez los otros necesiten otro tiempo.

Somos seres dorados, con luz dorada. Somos estrellas de cinco puntas, brillando sobre el planeta Tierra y transitando por ella...

Tal es el aprendizaje que estamos haciendo de los tránsitos actuales de Urano en Piscis, Neptuno en Acuario, Plutón en Sagitario, Júpiter en Libra y Saturno en Leo.




 


 

 

Anterior

Inicio

Arriba

Contacto

Agregar
a Inicio

Agregar
a Favoritos

Recomendar
el Sitio


María Ester Abal Vella - Astróloga y Terapeuta Floral
info@mariaesterabalvella.com.ar -
mabalvella@yahoo.com.ar