Somos Peregrinos del Planeta y cuando nos alineamos con nuestra energía el Universo nos reverencia y confabula con nosotros para ayudarnos a Ser
 
 

 

Despertando


Vamos despertando…

Es primero la huella de otro, luego un sendero, que más tarde se transforma en un camino, donde vamos reconociendo a otros, y vemos que somos muchos, que accedemos desde diferentes caminos. Ahí nos refundimos en otra realidad, ascendiendo.

Vivimos horizontalmente, mirando en un mismo plano; de ahí la idea de casas cuadradas, muebles cuadrados. Porque mirando el horizonte, parece una línea. Sin embargo, en el Universo, todo es esférico. Lo que vemos como líneas termina uniéndose.

No parecemos darnos cuenta, ni nos cuestionamos porqué nosotros, somos verticales y nuestros centros energéticos ascienden y descienden, mientras nuestra mente se mantiene vertical, quedando aprisionados en este plano. El plano que consideramos es el que vemos, con nuestros ojos físicos.

A través de los siglos hemos ido dando más y más importancia a la mente y al ego, olvidando que ambos están al servicio del alma. Tanto relegamos al alma, que ahora debemos hacer un gran esfuerzo para despertar y recordar. Tanto nos dormimos que los sentimientos de miedo, culpa, incertidumbre, desvalorización, envidia… y ¡tantos otros! nos han ido invadiendo, quedándonos en la soledad de un cuerpo, una casa, una relación, un trabajo, como si todo lo que somos terminara en nuestra cabeza por arriba y nuestros pies por debajo.

Olvidamos que desde el centro de nuestro corazón, en el cual se asienta nuestro reino y donde se ubica nuestro trono, sale un fino hilo de luz hacia arriba, hasta la Energía Eterna y hacia abajo, al centro de la Tierra, cuyas puntas se unen en un gran círculo, a través del cual tenemos acceso directo a la divinidad que somos.

¡Qué difícil se nos hace recordar que hemos sido creados a imagen y semejanza de El Creador, como cada uno lo sienta, y que además somos una creación perfecta!

Si así asumimos nuestra maravilla ¿a quién envidiar?, ¿con quien competir?, ¿a quien temer?, ¿qué culpa sentir?

Entonces, y sólo entonces, el mirar hacia adentro nos anima, dándonos paz y esperanza y sobre todo, orgullo de ser quien somos.

Saturno en su tránsito por Leo, nos dice: ¡despierta y mírate quien eres!
Urano, el gran despertador del Zodíaco nos dice: ¡despierta y mira a dónde perteneces! ¡eres de allá, no de acá!
Neptuno, en su inspiración vocifera ¡mírate, tienes la oportunidad de crearte para lo que viene!¡Te puedes crear tantas veces como lo desees!
Plutón desde sus profundidades ordena: ¡déjate desintegrar y regenérate de nuevo, para lo nuevo… que a eso viniste!

El Universo entero te reverencia y está esperando que escuches tu interno y te entregues a ser eso que sientes. ¡No es un sueño! ¡Es intuición!


 


 

 

Anterior

Inicio

Arriba

Contacto

Agregar
a Inicio

Agregar
a Favoritos

Recomendar
el Sitio


María Ester Abal Vella - Astróloga y Terapeuta Floral
info@mariaesterabalvella.com.ar -
mabalvella@yahoo.com.ar