Somos Peregrinos del Planeta y cuando nos alineamos con nuestra energía el Universo nos reverencia y confabula con nosotros para ayudarnos a Ser
 
 

 

Elemento Tierra


Este elemento indica que el individuo está en contacto con los sentidos físicos y la realidad de aquí y ahora del mundo material. Tiene que ver con la manifestación concreta de La Creación.

Los signos de tierra tienden a confiar más en sus sentidos y su razón práctica, que en las inspiraciones, consideraciones teóricas o intuiciones de los demás signos.
Están armonizados con el mundo de las formas, que los sentidos y la mente práctica consideran reales. Su comprensión innata de cómo el mundo material funciona, da a los signos de tierra paciencia y disciplina. Lo que denominamos el sentido común es una de sus principales características, aunque a veces no lo usen.

Raras veces hay que decirles cómo ganarse la vida, proveer a las necesidades básicas y persistir hasta alcanzar una meta. Todas estas cualidades, están incorporadas en los Hombres de Tierra.

Estos signos tienen fuerza de persistencia y resistencia, lo que les permite siempre tener cuidado de sí mismos. Se manifiestan cuando lo de ellos está en peligro o está amenazada su seguridad. Debido a su alta eficiencia pueden no sólo manifestarse sino actuar de manera concreta para que aquello por lo que trabajaron no les sea quitado.

Este elemento hace que los individuos sean cautos, premeditados, convencionales e insólitamente confiables. Generalmente son recelosos o dubitativos respecto de personas muy vivaces o mentalmente ágiles.

Las mismas características que les suministran poder y los muestran con aptitudes especiales, suelen transformarse en sus máximos defectos.

El comprometerse mucho con el mundo físico y práctico limita su imaginación y su intuición pues confían demasiado en cómo las cosas son o parecen ser.
Generalmente, esta fijación puede llevar a una perspectiva estrecha, a la rutina y al orden y a una resistencia a ocuparse de los mundos abstractos y teóricos de la realidad.

El gran desafío para los Hombres de Tierra, es conectarse con el mundo invisible y comprometerse con ideales.

Reaccionan con cierta reserva ante los signos de aire, aunque estos les fascinen, pues piensan que se van por las nubes jugando infantilmente con esquemas que no son prácticos ni funcionales. Desconfían de los signos de fuego, pues creen que estos les alborotarán la vida con demasiada prisa y violencia. Del agua creen que les refrescará y les permitirá tener más productividad.

Tierra en desequilibrio

Ante una falta de tierra, se observa desarmonía con el mundo físico, con el cuerpo físico o hay limitaciones y exigencias en el plano material. Por lo tanto, pueden estar en las nubes por dificultades para conectarse con el aquí y ahora, alimentos, dinero, techo y todas las consideraciones prácticas de la vida. Estas personas suelen ignorar las exigencias del mundo material y combaten el hacerlo hasta que las circunstancias los obligan.

Esta falta de contacto con el mundo material, puede hacerlos sentir que no tienen un lugar en el mundo. Suelen sentir que no tienen ningún lugar donde pararse en la estructura social y suelen tener muchas dificultades para lograr trabajos que les satisfagan. Esta sensación de estar fuera del mundo, suele inducirlas a buscar experiencias en otras dimensiones de la vida que les parezcan más reales, como el mundo de la imaginación o perseguir una búsqueda espiritual a fin de trascender las limitaciones del mundo material, de una vez por todas. O sea, que esta falta de tierra puede tener efectos beneficiosos, pues estas personas no aceptan limitaciones a lo que es posible tanto espiritualmente o en sus esfuerzos creadores.

También la imaginación podrá desbocarse y esto podrá ser beneficioso pero para ello, los individuos deberán al menos aceptar las exigencias fundamentales de la vida terrena.

La falta de tierra puede inducir a los individuos a ignorar las exigencias del cuerpo físico. A menudo se olvidan de comer, hacer ejercicios o descansar a intervalos regulares. Es normal observar en ellos una tonalidad pálida en la piel, lo cual indica que la energía vital no riega vigorosamente el cuerpo físico. Es importante aquí que además de imponerse una buena dieta y cuidados especiales de su cuerpo físico y rutina diaria, acepten las limitaciones del mundo físico para poder dominarlo usando la energía sustentadora de la tierra.

Un exceso de Tierra ocasiona que las personas confíen demasiado en cómo las cosas son o parecen ser. Se da una visión algo estrecha y un interés obsesivo en las obras y no en los ideales, y una marcada falta de imaginación. El mundo laboral y de los asuntos prácticos tienden a ser lo más importante de la vida y corren el riesgo de ver amenazado su valor personal ante un cambio vocacional o de las circunstancias externas. Generalmente tienen un marcado escepticismo, lo que les sucede por no tener ideales o no asignarle otro significado a la vida.
Suelen tener buena salud, piel aceitosa y activa, con buena tonalidad y color.

En armonía, ejemplifican la fuerza y gran eficacia. Encauzan su energía a través de trabajos específicos y que les exijan. Desdeñan el conflicto y abordan el problema. Son capaces de una fuerza y una ira sorprendente si los acosan demasiado.
Los signos de Tierra son: Tauro, Virgo y Capricornio.


 

 

Anterior

Inicio

Arriba

Contacto

Agregar
a Inicio

Agregar
a Favoritos

Recomendar
el Sitio


María Ester Abal Vella - Astróloga y Terapeuta Floral
info@mariaesterabalvella.com.ar -
mabalvella@yahoo.com.ar