Argentina

Somos Peregrinos del Planeta y cuando nos alineamos con nuestra energía el Universo nos reverencia y confabula con nosotros para ayudarnos a Ser

 

 

 


Mercurio Retrógrado en Febrero y Marzo de 2007
Desde Febrero 14, hasta Marzo 8


Las retrogradaciones de Mercurio, sabemos que son movimientos aparentes del planeta hacia atrás, visto desde la Tierra. Mercurio, en realidad no vuelve hacia atrás en su órbita, pero sí, este suceso que se da tres veces por año, es una de las maneras que tiene el Universo de darnos oportunidades de crecimiento.

El Mensajero de los Dioses, como se lo denomina, está transitando por la constelación de Piscis, que como sabemos, es la última del Zodíaco, y en la que se resume una espiral en el tránsito de la Tierra alrededor del Sol.

Piscis es una constelación de agua, que nos conecta con el Creador, como cada uno lo vea, pues es la energía por excelencia, a través de la cual lo sentimos y vibramos en El. Es además una energía de servicio, de compasión y misericordia (grados elevadísimos de amor, que no sé si alguna vez en la vida alcanzamos), son los médicos del alma, intuitivos, mágicos, a veces confusos pero casi siempre servidores de la luz y de los otros. Se compenetran tanto con las personas con las que se contactan, que a veces, sin darse cuenta, quedan pegados a esa energía y este es uno de sus problemas principales. Se confunden y se pierden de si.

La Era de Piscis, que estamos abandonando para pasar a Acuario, comenzó con la venida al mundo de Jashua, para traer un mensaje de infinito amor, misericordia, compasión que recién ahora, nos estamos atreviendo a oír en nosotros y por lo tanto a entender, pero nos falta actuarlo.

Urano (regente de Acuario) está transitando por este signo del Zodíaco, el décimo segundo hijo de Dios. Y todo nos lleva, por otro tránsitos, a sentir esta energía en nuestro ser.

Mercurio en su retrogradación, que comenzará en Piscis y luego pasará a Acuario, donde en este momento está transitando Neptuno, regente de Piscis (que sincronía en el Cielo… ¿no?) nos conectará con:

En primer lugar con nuestro interno. A esta altura, creo que no podemos ni debemos evadir hacerlo, ya que los cambios que se están dando, en la Tierra, en el Cielo y en nosotros, a través de la conciencia o no, nos llevarán inexorablemente a mirarnos al espejo y ver si nos gusta o no, lo que vemos. El producir la metamorfosis depende de nosotros. Ya no podemos dejar de darnos cuenta, de la extraordinaria alquimia que se está dando en nuestro mundo interno y externo. Ya no nos sirve el engaño y las caretas se caen solas. Tampoco mirar afuera o compararnos. La determinación de seguir nuestro camino, desconocido totalmente por nosotros y los demás, es el gran desafío.

La conexión con nuestro maestro interno, será lo que nos lleve a continuar con la energía de evolución y a darnos cuenta que llegamos hasta aquí, que no es poco.

La energía es fuerte, justa y pone límites imposibles de sortear. Las catástrofes a nivel mundial se están observando, así como el abandono en grupo de almas que no han podido hacer el cambio, que por su propio bien, deben liberar esta dimensión que estamos alcanzando, evitando retrasos y distorsiones. Y lo quiero decir con todas las palabras, para que dejemos de pre-ocuparnos por estos seres, que están alcanzando un estado de paz e irán a donde les corresponde, de acuerdo a su propia evolución. De manera que nuestra actitud debería ser la de soltarlos para que vayan a la luz, en busca de su camino.

Centrémonos en nosotros y en ver qué podemos hacer para ascender y ayudar a que otros lo hagan. Este tránsito, en este momento cósmico, nos ayudará a ello.

Mercurio nos trae situaciones que sutilmente hemos tapado, porque nos costaba resolver y ahora nos enfrenta al problema, agrandado, por supuesto, debido a nuestra imposibilidad de encararlo anteriormente. Hagámoslo. Ya sea una relación, negocio, conversación, estudio, que quedaron truncos, deudas que debemos, cierres adultos. Aceptación de los otros. Lo que los demás hagan, digan, respondan, acepten o no de nosotros, es de la incumbencia de ellos. Nosotros sólo debemos hacer nuestra parte.

Puede que se realicen viejos sueños. Que se cumplan nuestros pedidos. Que recibamos lo que tanto anhelábamos, si es que hemos dado los pasos correctos.

Es hora de aceptar que el Cielo, nos trae cosas positivas y que Dios, no es ese señor malo, que sólo castiga.

Al irse la energía de la mente hacia adentro, nos permitirá hacer todo este trabajo profundo y nos daremos cuenta que no podemos coordinar o expresar muy bien lo que sucede adentro nuestro. Silencio, paciencia (que es la ciencia de la paz), integridad, honestidad con nosotros mismos y transparencia.

Es el tiempo de la transfiguración.

Cada uno de nosotros sólo tiene poder sobre sí mismo. Por lo tanto, dejemos de querer transformar la vida de los otros, pues no es de nuestra incumbencia.

Habrá trámites, papeleos, convenios, acuerdos, que se compliquen o no, de acuerdo a cómo hayan sido implementados en su momento y desde qué lugar de cada uno.

Las relaciones se afianzarán o se romperán. Pero nuestro pensamiento, sentimiento, acción y deseo, deben tener la certeza de que todo es para mejor.

En el Universo hay sólo amor. El castigo es un invento. Pero se rige según la idea de que todo debe ser dejado como fue hallado. Ahí radica nuestro karma. Las cuentas deben ser saldadas para nuestra propia alegría y para el bien común.

En Acuario, tocaremos lo nuevo… vibraremos con la conciencia de que los vientos de cambio ya se han esparcido por todo el planeta y a todos nos rozan. Para algunos son brisas leves, que portan alegría, gentileza y ganas y anhelo de seguir ascendiendo, para otros, serán huracanes, tornados, que pasarán de acuerdo a su empeño conciente de Ser, llevándose lo que no sirve, purificando sus vidas y limpiando lo que en su momento no se animaron a dejar, cortar, romper, limpiar o hacer.

En todos los casos, será de un gran crecimiento.

Para los que tengan responsabilidades de gobernar a grupos que los eligieron… ¡ay! Mejor que tomen conciencia que son Servidores y sientan el orgullo de serlo con humildad y transparencia. Los que desoigan esta premisa, serán arrasados por la corriente de cambio, ahora o en los meses próximos. Esto también aplica para todas aquellas personas que tengan responsabilidades y las lleven a cabo a medias, desde un simple empleado hasta aquellos de mayor jerarquía, pues las verdaderas Jerarquías, esos seres que trabajan no sólo para la Tierra, sino para toda la galaxia, así lo hacen.

Porque el ser humano, la naturaleza toda, es perfecta, de manera que sólo puede hacer perfección, no desde la exigencia, sino desde la humildad y el trabajo honesto cotidianos, sean observados o no. Las calificaciones ya no cuentan. Son cosas de ayer.

Este es uno de los últimos trenes. Expresé en Sagitario, que a partir de la impronta planetaria que se dio en Noviembre y Diciembre, ya nada sería igual. Lo amplié en el artículo de Febrero y lo confirmo hoy.

Debemos tomar conciencia total de la sacralidad de nuestro cuerpo físico, templo del Alma. Cuidarlo, comprenderlo, protegerlo y arbitrar los medios a nuestro alcance para alimentarlo, limpiarlo y tratarlo sanamente, con unción y respeto, poniéndolo en primer término. Finalizar con las adicciones de todo tipo, por inocuas que nos convenzamos que son. Ser a-dicto, es no poder expresarse. Pero fundamentalmente, no reconocer nuestra divinidad.

Estamos accediendo a nuestro ser multidimensional, con conciencia. Y con ello a nuestros sentidos y conocimientos para lo nuevo.

Es este un momento cósmico privilegiado en el que o nos hacemos cargo, o continuamos siendo inmaduros, más allá de los años que cada uno tenga. Y lo que viene, no es para inmaduros, es para niños renacidos, (no estoy hablando de edades) puros de corazón, inocentes de acciones, responsables de si mismos y concientes que uno de nosotros, que ascienda, afecta al Todo, porque todos, somos UNO.

A partir de que Mercurio se ponga directo, se hará la luz dentro de quienes hicieron el trabajo. Y los que no, ¡háganlo! ¿qué esperan? Estamos todos juntos en esto. Te estamos esperando. El Maestro Buda lo demostró al llegar a las puertas de su tan buscado Nirvana, y quedarse ahí hasta que el último de los caminantes entrara.

El logró captar la energía de la Gran Mente.

El próximo paso, es la Gran Cura.

Para ambas conciencias se necesita ir a nuestro fondo más profundo, a la mente de nuestras células, a nuestro código sanguíneo y decir: Yo soy Este. Y sino, preguntarte ¿qué soy? no ¿Quién soy?. Pero para ello, deberás salirte del sistema, ser vos, energía pura de la eternidad e inventar lo nuevo, sin mirar hacia atrás. Y saltar… esta es la propuesta de Acuario.

Y dijo el Rabí: “Por sus resultados los reconoceréis”, cuando sus discípulos aún inseguros le preguntaron: “Señor… ¿cómo nos daremos cuenta qué hombre es probo y cumple con la Ley?”

Está atento a tus resultados. Si algo está fallando en tu vida, éste es el momento de ver qué estás haciendo erróneo.

Peregrino, Peregrina… fijate las señales en el camino, pues tus guías y alianzas espirituales, la Jerarquía, te están hablando permanentemente. Caminá con conciencia, abrí tus ojos… sos una maravilla del Universo. Estás creada para crear. ¡Jugate por vos! Creá tu propio devenir. El Universo está conspirando para que así sea. ¿No te das cuenta? Ahuyentá los miedos, las culpas y lo que se espera de vos y seguí adelante a pesar de todo ello, siguiendo tu mandato interno y diciendo a cada momento “entrego, confío, acepto y agradezco”, y sentí nuestras manos extendidas esperándote. No estás solo/a.

Y con toda esta energía transcurrirá Marzo, cerrando el año zodiacal. Abril nos espera con una nueva propuesta.

Hasta el próximo encuentro, … Almas!


 

Anterior

Inicio

Arriba

Contacto

Agregar
a Inicio

Agregar
a Favoritos

Recomendar
el Sitio


María Ester Abal Vella - Astróloga y Terapeuta Floral
info@mariaesterabalvella.com.ar -
mabalvella@yahoo.com.ar

Copyright 2005 María Ester Abal Vella | Todos los derechos reservados
Sitio diseñado por DAL Comunicación