Argentina

Somos Peregrinos del Planeta y cuando nos alineamos con nuestra energía el Universo nos reverencia y confabula con nosotros para ayudarnos a Ser

 

 

 


Acuario en Febrero de 2007

Creación, Entrega, Grupo, Libertad, Fraternidad, Igualdad



“¿Dónde festejaremos la Pascua, Rabí?”, preguntaron los Apóstoles.
“En la casa donde mora el Acuador; id y decidle que yo os he enviado”
…y fueron, y prepararon todo, y lo esperaron.
Fue el último en llegar.
Al estar con sus 12 elegidos, tomó una tina con agua y lavó los pies de cada uno.
Luego se sentaron a la mesa y comenzaron con la comida.
Al promediar la misma
Jashua, tomando el pan les dijo:
“tomad y comed, porque esta es mi carne”
Y tomando la copa con vino, les dijo:
“tomad y bebed, porque esta es mi sangre
Carne y sangre de la Nueva Alianza”
“Y haced siempre esto en memoria mía”



Siempre digo, que la Astrología no tiene que ver con las religiones sino con la espiritualidad. Pero también es verdad que vinieron al planeta varios maestros que encarnaron la energía crística y el último de ellos fue Jesús. Otros fueron Moisés, Buda, Krishna, Abel y otros cuatro en Atlántida y Lemuria.

Pero esta parte de la vida de esa gran Alma, sintetiza a Acuario, de hecho éste es uno de los nombres con que se lo identifica.

En el Zodíaco, Acuario es una de las tres constelaciones o signos que está representado por una figura humana: El Acuador, que es el hombre que lleva el cántaro de agua en el hombro. El agua, significan las emociones, que al estar en el cántaro están controladas. Y así es su forma de sentir. Parece que no lo hicieran.

El acuariano es el metafísico del Zodíaco. A través de esta constelación tendremos la oportunidad de acceder a la Gran Mente, por lo tanto a la Gran Cura.

Es una energía visionaria, de una velocidad y creatividad vertiginosas (son los dueños del ciber-espacio, entre otras cosas). La quietud no parece haber sido creada para ellos. Hiperquinéticos, siempre se adelantan a las diferentes ocasiones y pocas veces se equivocan en sus juicios sobre todo lo que sea planificación a futuro. Muchos son tildados de locos, estrafalarios, disconformes, rebeldes. Les cuesta mucho incorporarse a un orden establecido, si no están de acuerdo. Amantes de la libertad y el cambio.

Y son como la historia contada de Jashua, más conocido por Jesús en occidente.
Humildes (lava él los pies de todos los que eligió como compañeros). Porque además su idea era, que el que más sabía, o más alto cargo tenía, era El Servidor, no el dueño. Grupales. Desde el comienzo de sus primeros días de la infancia, Jesús funcionó en grupo. Hasta que decididamente eligió a sus 12 apóstoles y lo seguían cantidades de discípulos que una vez que lo conocieron no se separaron más de él. Y reivindicó a las mujeres, el aspecto femenino de su Padre.

Sin el aspecto femenino, no estamos completos. Ambas energías forman la totalidad. Y esta constelación habla de totalidades, de grupos, de amigos, de conocidos, de otros conmigo.


“Ama al próximo (al de al lado, nosotros decimos prójimo) como a ti mismo”

No dijo que lo amaras menos… ni más.

Pero también es una energía ermitaña. Hay muchos momentos en que necesita soledad, la mayor parte de las veces, por no sentirse comprendida. Sienten un gran desasosiego, que no saben si viene de la incomprensión de los otros o de la suya propia. La sensación de ir a contramano de todo, los agota, confunde y logra que se vuelvan muy herméticos, tanto que ni ellos mismos parecen encontrarse. Y este es uno de sus grandes dilemas.

Y siguiendo con la historia de Jashua, este Gran Ser trajo el adelanto de lo que deberá ser la Era de Acuario, pero la humanidad, preocupada en aquellos momentos, hasta hoy, en otras cosas, no lo comprendió. Se mezcló con los pobres y los ricos, con eruditos e ignorantes, con ladrones y probos, con los enfermos y personas de cuestionada moral, aceptó entre los suyos a seres de todas las nacionalidades de aquella época: griegos, hindúes, árabes, egipcios, turcos y con ellos, sus ideas y religiones. Y así es Acuario. No le caben las distinciones.

Y esa cena… “La Ultima Cena”, quedó plasmada por siglos en la retina y la memoria celular de la humanidad. Eran El y doce pescadores galileos, israelitas todos. Trece. El número de la unión con Dios, que luego los hombres lo adjudicaron al número de la des-gracia (no tener la gracia divina) y el fetichismo y la oscuridad se adueñaron de él, y la humanidad se fue separando de su divinidad, de su Alma y de El Creador. Y el ego y la mente concreta fueron creciendo y creciendo, hasta este momento, en que tenemos que hacer el puente entre el hemisferio izquierdo, analítico, masculino, y el derecho, intuitivo, femenino. Y poner al ego y a la ente, al servicio del Alma, para lo cual fueron creados.

Al repartir el pan, como su cuerpo y el vino como su sangre, metafóricamente demostró la entrega que hace de sí esta constelación, cuando se juega por un objetivo o una meta que tiene que ver con el amor sin condiciones y con la humanidad toda. ¡Ni qué hablar de todo lo que siguió!

Para un acuariano, los seres humanos son todos importantes, por eso vive haciendo amigos, que tal vez luego lo usen o burlen. Y da todo por ellos. Tambien es uy querido.

Y no podemos hablar mucho de ellos, pues recién estamos accediendo a su conciencia. En mis charlas y conferencias, siempre digo que son los incomprendidos del Zodíaco. ¡Por fin están encontrando compañeros de ruta! ¡Pero cuánto les cuesta! ¡Y cuanto les cuesta defenderse amorosamente como querrían! Por eso lo hacen violentamente con esa mente privilegiada que tienen.

¿Podemos comenzar a pensar que un presidente, un gobernador, un rey, un ejecutivo, un diputado, un juez, una directora de escuela, un director de universidad o de hospital, es un servidor? Si comenzamos con esta idea, muchas cosas cambiarán en el Planeta.

Acuario nos dice: ¡somos todos iguales! Venimos desnudos y nos vamos desnudos. Lo del medio, es cartón pintado, ilusión, maya.

Este mes de Febrero, tendremos la oportunidad de transitar esta energía, que también está en nuestra Carta Natal. Que no es fácil. Si pudiéramos descubrir una o dos de estas cualidades en nosotros, sería una experiencia de entrada para comenzar a vivir la Era de Acuario.

Los planetas que transitaron en Diciembre por Sagitario sumaron fuerzas a Acuario y viceversa, para que se de el gran cambio. Esta impronta planetaria durará mucho tiempo.

En este momento están en Acuario el Sol, Mercurio, con Neptuno que ya hace mucho tiempo que viene transitando la constelación, haciéndonos sentir su increíble capacidad de creatividad y también de evasión, a través de adicciones de toda índole que se han ido dando. Venus en Piscis, en conjunción con Urano, conectándonos con el amor divino y Marte en Capricornio, fijando metas de cambio, por supuesto. Saturno, seriamente nos hace tomar conciencia de nuestro lugar, nuestra identidad, pues no es momento para alinearse equivocadamente. Plutón sigue desintegrando en Sagitario y Júpiter está tratando de poner orden a todo este desajuste físico, emocional, mental y espiritual que reina en la Tierra.

Todo esto es para nuestro bien mayor. No nos asustemos. Pero si lo ignoramos, nos enfermamos, nos peleamos con la gente y andamos por la vida dando tumbos, diciendo lo desgraciados que somos.

Otra vez el Universo confabula para que ascendamos: Neptuno, regente de Piscis, está transitando Acuario y Urano, regente de Acuario, está transitando Piscis, rompiendo todos los órdenes establecidos, hasta ahora para hacer que nuestro bello Planeta Azul, se incorpore a las otras dimensiones de nuestra galaxia. Con los otros planetas sagrados que ya viven en el amor.

¿Qué tal Peregrinos y Peregrinas? ¿Tratamos de ser Acuario?

Bendiciones y hasta el próximo encuentro, Almas…



 

Anterior

Inicio

Arriba

Contacto

Agregar
a Inicio

Agregar
a Favoritos

Recomendar
el Sitio


María Ester Abal Vella - Astróloga y Terapeuta Floral
info@mariaesterabalvella.com.ar -
mabalvella@yahoo.com.ar

Copyright 2005 María Ester Abal Vella | Todos los derechos reservados
Sitio diseñado por DAL Comunicación