Argentina

Somos Peregrinos del Planeta y cuando nos alineamos con nuestra energía el Universo nos reverencia y confabula con nosotros para ayudarnos a Ser

 

 

 

 

Júpiter en Sagitario

Noviembre 25 de 2006 a Diciembre 18 de 2007

…y en su tránsito eterno por el Zodíaco, alrededor del astro rey de nuestra galaxia, el Sol, Júpiter pasa a Sagitario, su hogar, donde nos regocijará por un año, trayéndonos su característica bonomia, abundancia, gracia y alegría. Grandeza de espíritu, expansión de conciencia, de conocimientos, interés por conocer otras cosas y de salirnos de lo cotidiano, para aventurarnos a nuevos desafíos, nuevos mundos, nuevas dimensiones, dependiendo todo de cuál sea nuestro lugar en el camino, cómo estemos parados en la vida. Y podremos ver los resultados de las acciones tomadas hasta ahora.

Júpiter es jovial, temerario, intrépido y aventurero. Siempre nos dice ¡Vos podés! ¡Hacélo! Por supuesto, se lo dice al alma, a nuestro ser más elevado.

Sagitario (como todos los signos de fuego) es principalmente una energía entusiasta, activa y sumamente corajuda, amante del conocimiento (artículo de Sagitario en Diciembre del 2006, aparte). Por lo tanto, estas dos energías juntas, que se complementan como cóncavo y convexo, pueden parecer una panacea.

Cuando la recibimos desde el pequeño ego, desde nuestro deseo, nuestra ambición… ¡ojo!. Puede ser muy peligroso. Porque nos agranda, de manera que no corresponde a nuestra realidad y cuando pasa el tránsito, debemos enfrentar lo real.

Ambas energías son adalides de la justicia, del conocimiento profundo y verdadero y de la espiritualidad. Y digo espiritualidad, no religiones. Que es muy diferente.

Las religiones nos hablan de “lo que los hombres dicen que Dios es”.

La espiritualidad, es del Universo, es Cósmica, o de Dios, como cada uno lo vea o sienta. Y se ve en tres cosas que las tenemos a simple vista (hay miles más):

El Cielo: Esa joya azul que nos protege, donde todo funciona a distintos tiempos y velocidades, sin que nadie compita, ni resienta, ni envidie, ni odie, ni copie, en un baile sincrónico total y eterno, del cual formamos parte todos los seres vivos. De ahí la idea que todos somos UNO.

La naturaleza de nuestro Planeta Azul: En la que la montaña, no quiere ser libre como el aire, el aire no se queja de carecer de un lugar donde habitar, como los pájaros. El árbol no se compara con el río, ni el río con las nubes, ni las nubes con las flores. Cada uno de ellos Son. Y en su Ser, forman los paisajes, que nos llevan a la contemplación.

El cuerpo humano: Esa otra maravilla que poco conocemos interiormente y que funciona sin que pensemos. Donde cada órgano cumple con su función, sin sentirse desvalorizado, soberbio, despectivo, o gobernante. Y funciona para los mejores fines tuyos. El mejor ejemplo de un “grupo” funcionado, donde cada uno hace lo que le corresponde y basta; y el resultado sos vos: una creación perfecta!

Estos tres ejemplos, son demostración pura de incondicionalidad. ¿Alguna vez te pusiste a pensar si cada uno se pusiera a hacer la suya, como hacemos nosotros? ¡A vos te lo digo, Peregrino o Peregrina que estás leyendo! ¡Pensálo! ¿Te das cuenta que para saber no es necesario comerse una biblioteca, sino “mirar, viendo” lo que nos muestra la Energía Creadora?

No es casual que en un momento de total confusión en el planeta, donde ya no se sabe quien es quien, donde todo lo que se ve, se ve cada vez peor, donde se ha perdido el sentido común y, sobre todo los seres humanos estamos totalmente alejados de nuestros ideales y metas, se dé este tránsito en Sagitario (que luego veremos más ampliado). El dinero, el poder, han llegado a su máxima expresión de desprestigio y muchos seres, dirigidos por estos dos servidores de la oscuridad, están atravesando terrenos pantanosos, brumosos, que no saben a qué puerto los llevarán. ¡Que bueno! Porque de allí llegarán a la luz …, o no.

Hace años que Plutón viene transitando por Sagitario, desintegrando máscaras y des-haciendo y mostrando la mentira la corrupción y la lascivia. Es el volcán en erupción que ha hecho que todos veamos y saquemos de adentro nuestro, aquello que no nos sirve. Y no sólo en nosotros, sino también en los gobiernos, los países y la humanidad toda.

Júpiter es el enviado del cielo que viene a poner orden, justicia, verdad y a ubicar cada cosa donde debe estar. El robo es robo, el asesinato es asesinato, las violaciones (de cualquier índole) son violaciones, por más leyes, incisos, apartados y excepciones que hayamos creado los seres humanos, para nuestro propio beneficio. La corrupción, en todos los órdenes debe desaparecer. Igualmente los excesos de la Medicina, la Justicia, la Educación, la Política, las Religiones, y de ahí en cascada todo lo que estos conocimientos “Universales” de ahí la palabra “Universidad”, tocan, sirven de ejemplo y guía y en los cuales se apoyan.

Hay una Ley Cósmica que le fue entregada a un israelita y luego fue tomada por la Iglesia Católica: Los Diez Mandamientos. El Universo responde a esa ley, y nosotros deberemos aprender a responder a ella, para los mejores fines del Planeta y su humanidad.

No quiero ser aguafiestas, ni negativa. No creo que eso sea lo que transmiten mis palabras. Sí quiero ser auténtica y ya no deseo más engañarme, pues lo hice por muchos años, en que la ilusión y el canto de sirenas, me llevaron por senderos de los que me costó mucho salir. También sé que lo que estoy diciendo es lo que se espera de mi. Pues una de las cosas que me caracteriza es mi honestidad, pero no sólo con los demás, sino primero conmigo misma, por mi compromiso con mis Maestros. Sé que en este momento planetario, estoy como todos caminando por el filo de la navaja y debo ser fiel a mis convicciones.

¡Almitas! Por un año tendremos este privilegiado tránsito en nuestro microcosmos, que es nuestra Carta Natal. No es sólo para sagitarianos o quienes tengan ascendente en Sagitario. Es para todos. Para el Planeta y su humanidad. Y su paso no va a pasar desapercibido y mucho menos ignorado, aún por aquellas personas que no tengan acercamiento a la Astrología. Pues no responde a nuestra mente concreta sino a la recepción y respuesta de nuestros cuerpos energéticos, que en muchos casos son ignorados o desestimados.

Y… ¿lo mejor? Júpiter todo lo magnifica. “El que quiera ver, que vea, el que quiera oír, que oiga”.

Estamos accediendo a la Gran Mente y de ahí a la Gran Cura. Pues también hay una inmensa porción de la humanidad que está evolucionando y tocando puntos dimensionales inimaginados, lo que este tránsito sin duda va a incrementar.

Y como he citado muchas veces, que no es una frase mía sino antiquísima de la tradición “Quien busque Halle, quien halle será Perturbado y quien sea perturbado, será Maravillado"


Sagitario en Diciembre de 2006

Que lo que haga, coincida con lo que pienso, siento y digo,
sinó, la flecha no llegará al punto indicado.

Y como todo este año ha sido un privilegio, no podía ser menos Diciembre, fecha en que según el calendario gregoriano, finaliza el año. En realidad, recordemos siempre que energéticamente, para la Astrología, el año comienza en Aries y finaliza en Piscis. Por lo tanto, seguiremos peregrinando. Quienes lo sientan, me acompañan.

En Diciembre, el 5, fue la Luna Llena. Concretamente el 9 y 10, se dio un stellium en esta constelación. Stellium se dice cuando dos o más planetas se juntan en un mismo lugar del Cielo. Esta gran conjunción duró unos cuantos días, pero en esas dos fechas se dio con otros aspectos importantes.

En este caso: Sol, Mercurio, Marte, Venus, Júpiter (artículo aparte) y Plutón, además haciendo un aspecto de trígono (que suma fuerzas) con la Luna y Saturno en Leo. Y un aspecto de cuadratura (conflicto) con el Nodo Norte y Urano en Piscis. Y aquí quiero aclarar, que cuando digo trígono no es para alegrarse y cuadratura para preocuparse, pues ambos nos enfrentan a las facilidades o dificultades que necesitamos para continuar el camino.

Soy una defensora y convencida que en la Astrología no hay nada negativo, si queremos hacer el trabajo que nos propone. Si queremos seguir con la ilusión, es otra historia.

El 12 se abrió un portal energético. Se llama así a la mayor influencia que recibe el planeta de lo que nos bajan los seres de la Luz, que se cerró el 16 y el 22 de Diciembre, fue el solsticio, fecha de gran importancia también.

¿Qué quiere decir esto? ¿Nos perdimos algo por no estar alertas “esos” días? Decididamente no. Semejante impronta y fuerza planetaria recibida por el la Tierra desde todos estos ángulos, quedó grabada a fuego en todos y lo seguiremos trabajando durante mucho tiempo. Nuestros Maestros y Guías espirituales, que derraman todo el amor sobre nosotros, nos van protegiendo a cada uno para que recibamos lo que somos capaces de soportar. ¿De qué le sirve a un bebé que le regalen una computadora, si está abocado a dejar el pecho?

Este mes, fue, es y será un antes y un después en la historia que venimos viviendo. Siento profundamente, que después de este tránsito no podrá haber más engaños, tendremos que tomar el toro por las astas y cambiar las cosas que “sabemos” que están ahí, pero no queremos ver, pues sino serán cambiadas por el orden cósmico y ahí si, no será bondadosamente.

Se nos está dando la oportunidad de acceder a nuestros sentidos superiores, hasta ahora dormidos, lo que se dará a través de pruebas importantes que cada uno deberá pasar, o no, pues tenemos libre albedrío. Se magnificará la intuición y el hemisferio derecho, comenzará a captar y emitir mensajes, según la condición y profundidad del camino personal. Y se dará la apertura de los sentidos superiores, dormidos hasta ahora en muchos.

Habrá quien acceda a la Gran Mente (metanoia, según los griegos) y a la Gran Cura por ser seres de la luz, que nos hemos dado cita aquí por haber estado en otros finales algunos y para ayudar a quienes lo necesiten para su evolución.

Los niños, almas viejas que vienen a hacer el gran cambio, necesitan de nuestra asistencia aferrada al cambio que nos propone este momento.

Es una propuesta de renacimiento. Y para volver a nacer, debemos destruir un mundo, así como el bebé debe dejar el útero, nosotros deberemos mirar todo con la mirada inocente y necesitada de aprender de los niños, para hacer de este mundo, un lugar nuevo.

Cuando Jesús dijo “dejad que los niños vengan a mi”, no se refirió a los bajitos de poca edad, sino a los puros de corazón, a los inocentes, a los que creen en la posibilidad de hacer un mundo mejor, a los visionarios, a los guerreros de la luz, a los que abandonaron todo para renacer y cambiar el mundo.

Del centro del Planeta, que es un ser vivo, comenzará a salir la energía negativa que la humanidad durante años ha enviado, así como del Universo, bajará lo que necesitamos para el cambio. Nosotros estamos en la superficie del planeta, por lo que ambas energías, opuestas, nos traspasarán. Esto exigirá de nosotros equilibrio, entrega y usar todas las herramientas aprendidas para poder pasar.

De los océanos y mares también llegará una energía de complicidad y ayuda al planeta, a través de ciertos animales que son antenas cósmicas. Este mundo casi no explorado por los hombres, pero que forma el 75% de la conformación del planeta, también está emitiendo una energía de transformación y cambio.

Nuestro ser multidimensional captará estos desencuentros, por lo que debemos estar muy atentos a nuestras desarmonías, desatenciones, olvidos y confusiones, así como a nuestras intuiciones e iluminaciones. Dejar… abandonar… el pasado, recuerdos, ataduras.

Si logramos conectarnos con esta energía, comenzaremos a sentir el amanecer de Acuario, amanecer que se siente en el corazón, del cual parte para toda la humanidad tejiéndose la red de luz de la iluminación. Iluminación que no es otra que ser a imagen y semejanza de Dios. ¿Alguna vez soñamos ser protagonistas de esta gran obra galáctica? Y aquí estamos, siendo estrellas, iluminando todo a nuestro alrededor.

A mayor dificultades, ponele más acción, no dudes, no pienses, no mires para atrás… vas tomada de la mano del Creador. Ponele entusiasmo, alegría, certeza, esperanza y fe. Y sobre todo, poné el corazón.

Para esto, ahí está el Centauro, mitad animal, mitad hombre, apuntando con el coronario hacia el cielo, diferenciándose el animal que es puro instinto, del hombre que es intuición, con el arco y la flecha en tensión, que representan su mente evolucionada, dirigidos hacia donde marca el dedo de Dios: hacia la eternidad, a donde pertenecemos y que debemos bajar a la Tierra, para que “se haga su voluntad así en el Cielo como en la Tierra”, como cada uno vea o sienta a Dios.

Por ello este fin de año no fue como otros, porque no finaliza en Diciembre, porque continúa haciendo miles de parábolas y espirales, ascendiendo, uniéndonos en dimensiones jamás alcanzadas… abriendo puertas dimensionales, pasando por templos etéricos, hasta ser luz.

Me preguntan ¿y cómo hago para conectarme con esto? Si no tenés oportunidad de pertenecer a grupos de Camino Interno (y yo le llamo así a conectarnos con nuestro Ser Superior, con nuestro Maestro Interno), hablale antes de acostarte o al despertarte, antes que ningún pensamiento contamine tu mente; preguntale, pedile… La respuesta vendrá, pues está bajando todo. Acordate, que ya no hay más maestros afuera. Tu Maestro, está con vos, en tu corazón, levantándote cuando te caes, secándote las lágrimas cuando lloras, consolándote cuando sufres, a pesar que ese sufrimiento, sea necesario y riendo y bailando con vos cuando sos felíz.

Enero continúa con este cambio que ya no tiene fin, transformándose la cabrita en el Unicornio, habitante de los reinos del Edén, donde todo es perfecto, armonioso, pacífico y sobre todo, donde todo es amor…

Hasta el próximo encuentro, Almas…



Gracias a todos los que me llamaron, reclamando la información, porque me da gusto ver cuánta gente está comprometida consigo misma. Pero, disculpen mi parte humana antigua, que estoy tratando de trascender. Tuve que lograr plasmar en palabras el cambio que siento, lo que no me resulta fácil; por lo que mis artículos no pueden ser tan pautados y clásicos como antes.

Estamos descubriendo el Nuevo Mundo… ¡Bendito sea el Universo y nuestros Maestros que dándonos palmaditas en la cola, nos van haciendo subir (ya no es avanzar).

Desde lo mejor de mi, y con el corazón en la mano, mucho amor para todos!!!!

 

 

Anterior

Inicio

Arriba

Contacto

Agregar
a Inicio

Agregar
a Favoritos

Recomendar
el Sitio


María Ester Abal Vella - Astróloga y Terapeuta Floral
info@mariaesterabalvella.com.ar -
mabalvella@yahoo.com.ar

Copyright 2005 María Ester Abal Vella | Todos los derechos reservados
Sitio diseñado por DAL Comunicación