Argentina

Somos Peregrinos del Planeta y cuando nos alineamos con nuestra energía el Universo nos reverencia y confabula con nosotros para ayudarnos a Ser

 

 

 


Escorpio en Noviembre de 2006

Alquimia Interior

Si lo que existe en este momento, no es transmutado, desde lo más profundo de nuestro ser, no existirá cambio en el planeta. Si cada ser viviente evade tomar conciencia que debe cambiar profundamente, para que acontezca Acuario y se de la evolución de la humanidad toda, son huecas las enseñanzas de las diferentes disciplinas que se están transitando. Si el cambio es superficial sin acceder a revolver nuestras entrañas y mostrar el ser poderoso y multidimensional que somos, hay algo que se está transmitiendo que sólo habita y queda instalado en la superficie de nuestro ser. Si nuestra movilización pasa, sin dejar huella, es ego. Si nuestra mente queda estanca a pesar de haber sido conmovida por un momento, quedará en eso: en la pequeña mente. Si este mes de Noviembre, en que transitamos Escorpio, pasa desapercibido en nuestras vidas, estamos perdiendo una gran oportunidad de profundo cambio.

Es energía de agua, femenina. Generadora de la transformación, regida por Plutón, representada en el cuerpo físico por los genitales y como figura en el Zodíaco, por el escorpión, la serpiente y el águila.

Es este un período, del 22 de Octubre al 22 de Noviembre, para limpiar, soltar, todo aquello que nos tiene apegados a un mundo que está colapsando. Es un mes para observar nuestra forma de amar (si es que sabemos amar), armonizar nuestras relaciones, comunicaciones y nuestra forma de pensar, autoafirmarnos en una acción totalmente diferente, sintiendo desde el corazón, unido a la mente que debería poder observar desapegadamente lo que sucede. Salir por fin del yo-mío-siento, yo-mío-tengo, yo-mio-quiero.

Escorpio siempre nos da la oportunidad de transitar los temas de sexo, dinero, poder, muerte, renacimiento, emociones negativas, manipulaciones, miedos, odios, resentimientos. Así como de acceder a la pureza, a nuestro nivel más elevado del alma, a nuestro poder, poder de elección personal, no “poder-sobre”, que depende del dominio. Sino expresar la fuerza de vida (no de muerte) y trabajar por un cambio positivo a favor mío y de la comunidad (“común unidad” unidad común, de todos, de la humanidad). A través de esta energía maravillosa, podemos desintegrar lo negativo, bajo el ojo que todo lo ve, de la verdad.

¿Cómo? Sólo apoyados en nuestra certeza de ser a imagen y semejanza del Universo, seres únicos, viviendo en este Planeta Azul, al cual no pertenecemos, pues no somos de aquí, sino que pertenecemos a la Eternidad. Llámese ésta Dios, Buda, Universo, Cielo, Nirvana, Más Allá, o como cada uno lo sienta, ya que la Astrología no tiene que ver con las religiones, sino con la espiritualidad, que es el amor creador dador de todo lo que existe. Y eso somos. Para ello, tendremos que ir a lo más profundo, a nuestra memoria celular y librar la batalla de obrar sin culpa, sin miedo y sin que sea lo que se espera de nosotros. Es la última gran batalla: la primera es mental, la segunda es emocional. La última y más devastadora está en nuestras células.

Esto es librarnos del sistema. El sistema que durante siglos se fue metiendo en nuestro ser a través de nuestras células y desde allí alimenta nuestra mente, haciéndonos creer que somos nosotros los que decidimos algo.

Los tránsitos actuales, parecen preparados por el Universo para ello. Mercurio en Escorpio, retrogradando, nos dará la oportunidad de que vuelvan visiones, relaciones, sentimientos, emociones, recuerdos, flashes tal vez del pasado, para ser observados, cambiados y cerrados definitivamente, para acceder a lo nuevo. Esto no tiene que ser negativo, y si lo fuera, será porque hay algo adentro nuestro, de lo que no hemos tomado conciencia, que tenemos la oportunidad de cambiar. Venus, Marte, la Luna, el Sol y Júpiter en Escorpio (este último ya saliendo para pasar a Sagitario, luego de un año de remover el lodo en el fondo de las realidades que existen, nuestras y de los otros). Y los demás planetas, como Plutón, Saturno, Urano y Neptuno, haciendo el intenso trabajo de arrasar con las máscaras, ayudarnos a ser nosotros mismos, dándonos fuerzas para continuar siendo la creación única que somos. Entre todos los signos, Tauro tal vez sea el más comprometido en este momento, debido a su oposición con Escorpio, haciendo cuadratura (aspectos de conflictos) con Saturno en Leo que le hace re-ver una realidad que creía tener resuelta, con respecto a si y a Neptuno en Acuario, nublándole, distorsionando su realidad y haciendo desbordar los límites de lo que hasta ahora tenía manejado. Y recordemos, que todos tenemos a Tauro, este maravilloso portal del zodíaco en nuestra Carta Natal.

Ambas constelaciones Tauro-Escorpio representan enfrentarnos al mundo, autoafirmados en nuestra propia escala de valores, base de las correctas relaciones y de lo que, sin lugar a dudas, es uno de los pilares del futuro del planeta. Que cada uno sea quien es, más allá del gusto o el disgusto, respetando a todo ser viviente.

Escorpio es la gran batalla. Hay que cruzar el puente, pero para eso hay que vencer al dragón. Y el dragón que vemos fuera, es el que llevamos adentro nuestro. En este lugar del zodíaco, debemos bajar para luego subir. Es tener la humildad de decirle al ego y a la mente, ambos pequeños: “Si los dejo, Uds. me pueden. Los respeto. Pero ya no deseo responder a esto. Ya no deseo, pelear, compararme, envidiar, tratar de ser lo más. He decidido ser quien Soy y para ello, me desnudo, me despojo, me desapego de todo aquello por lo que hasta hoy peleé y luché, lastimándome y lastimando”.

“Yo respondo al Universo. Y decido ser “como los lirios del campo”, que no temen, ni compiten, ni envidian, ni esperan. Tienen certeza, saben que hay una protección que excede todo lo imaginado, que siempre está.”

¿Quién te salvó aquella vez en que creíste morir? ¿Quién te hizo llegar en el momento exacto, al punto exacto, sin que lo supieras? ¿Quién te envió a la persona que te facilitó el camino? ¿Quién te sacó del fondo, tomando tu mano?

Si no puedes discernir y saber y ver que tu Poder Superior está y estuvo allí, en todos los momentos en que te sentiste morir, no estás haciendo el trabajo en Escorpio.

Tu ser divino excede todo aquello que tu pequeña mente imagina. Es el momento de morir para renacer a lo nuevo y de ascender como águilas y desde allí, desde nuestra divinidad, observar y decidir lo mejor para nuestros fines eternos y los de la humanidad y el planeta.

Recordemos aquí esa antigua frase esotérica “quien busca, encuentra… quien encuentra, será maravillado y quien sea maravillado, será perturbado” He aquí la gran contienda. Será perturbado por el sistema, por supuesto, que es lo que debemos cambiar adentro nuestro. El sistema, que es perverso y nos quiere mantener como manada, sin pensar, ni creer que yo puedo todo lo que quiero.

Este mes, es un Portal energético hacia lo nuevo. No sólo nosotros, sino el planeta, visceralmente, transitará cambios energéticos, siempre positivos, que nos involucrarán a todos los seres vivos.

La energía que los maestros están haciendo bajar para nuestra toma de conciencia, ascenderá desde el centro del planeta, unificando a través de los océanos y mares, (Escorpio-agua), armonizando y reubicando los centros energéticos de la Tierra y por consiguiente los nuestros, a través de la música de las esferas y de los seres que habitan las aguas todas, sobre las que flotan los continentes. Estos seres, antenas cósmicas del mar, comunicarán sutilmente a nuestro hemisferio derecho los nuevos cambios, que impregnando todos nuestros cuerpos, nuestro ser multidimensional, nos prepararán para los finales de los viejos tiempos, empujándonos sutilmente a lo nuevo, para que acontezca Acuario.

Esta información, hace mucho que nos ha sido entregada, pero es el momento que sea compartida y aprehendida por todos los seres vivos.

Y por favor, no creas que esto sucederá en este mes, en un día determinado. La impronta que está generando esta energía que comienza en Noviembre de 2006, durará mucho tiempo… Tenés muchas oportunidades de conectarte con esto. Nadie quedará afuera del cambio. Y quien así lo haga, será por una decisión interna de su alma, que nosotros no podemos entender ni cambiar.

Tampoco creas que es para los signos aquí nombrados, ya que todos tenemos todo en nuestra Carta Natal y este movimiento, caerá en las casas donde estén involucradas dichas constelaciones, que a su vez influyen a todas las demás, pues cada planeta, por más que estén todos juntos en un signo, es regente o dueño del signo al que pertenece, por lo tanto compromete al todo: vos, que estás representado en tu Carta, que representa al momento cósmico especial y único de tu nacimiento, Ser de Luz…

Y continuamos en Diciembre… que también trae lo suyo..!

Escuchame, Peregrino… o Peregrina… esta es una espiral sin fin. Infinita. En la cual las almas juegan, ríen y cambian tomadas de la mano (que es la energía divina). ¡Y vos no estás afuera de esta danza!

¿Podrías creer por un segundo que el Creador tiene algo distinto preparado para vos, que no sea el deleite, el gozo y el amor sin fin? Ocupate de tu transparencia, verdad y honestidad, y todo lo demás te será dado por añadidura. Recordá que “en la casa de nuestro Padre, hay muchas moradas”. Está en vos, decidir dónde querés morar, vivir… y la gama es infinita desde lo peor a lo mejor. Tenés libre albedrío.

Te deseo un buen encuentro con tu maravilla…! Es tiempo para ello!

Hasta el próximo encuentro, Almas!

 

 

Anterior

Inicio

Arriba

Contacto

Agregar
a Inicio

Agregar
a Favoritos

Recomendar
el Sitio


María Ester Abal Vella - Astróloga y Terapeuta Floral
info@mariaesterabalvella.com.ar -
mabalvella@yahoo.com.ar

Copyright 2005 María Ester Abal Vella | Todos los derechos reservados
Sitio diseñado por DAL Comunicación