Argentina

Somos Peregrinos del Planeta y cuando nos alineamos con nuestra energía el Universo nos reverencia y confabula con nosotros para ayudarnos a Ser

 

 

 


Virgo en Septiembre de 2006

El camino hacia la metamorfosis


Una vez que me reconozco en Leo, la discriminación es ¿quien soy? ¿el arquetipo o el estereotipo?.

El arquetipo es hacia adentro, y me muestra quien realmente soy, en todos mis aspectos. El estereotipo es lo que siempre mostré para conseguir la aprobación y el aprecio del medio.

Virgo, la sexta constelación, de tierra, femenina, representada por la virgen en el Zodíaco, por los intestinos en el cuerpo físico y regida por Mercurio, nos conecta con las pequeñas cosas cotidianas, nuestro cuerpo, nuestra salud, lo psico-somático y las personas que dependen de nosotros en lo laboral, el servicio. Y uno de sus aspectos menos conocidos, la alquimia interior.

Tiene que ver con el análisis, la selección, el orden, la discriminación, la sistematización, la crítica y el discernimiento. La pureza, la limpieza, la purificación, la verdad y la transparencia son sus emblemas.

Como podemos observar, todas estas cualidades se relacionan con las herramientas que tiene la constelación, para ir hacia adentro, a encontrar esa parte inexplorada, desconocida, “virgen”, que todos tenemos y no sabemos descubrir y mucho menos reconocer, cuando con la ayuda de las circunstancias y los maestros aparece. Nuestra Alma. Nuestro centro de pureza. Ahí es donde Virgo hace alquimia.

Mercurio, el veloz, suspicaz y mensajero de lo alto, ocupa en Virgo una función diferente a la de Géminis, ya que en esta última es el comunicador, el negociante, el comerciante, el que juega, representando la gracia, la flexibilidad, la adolescencia. En Virgo expresa sus elevadas cualidades para la discriminación, la selección, el orden, lo científico. En ambos casos cuando no cumple su profunda misión de hacer brillar, valorizar y usar el hemisferio izquierdo en toda su importancia innegable, incalculable y única, se convierte en una fuente de aguda y funesta crítica hacia afuera, generando no del todo buenas relaciones.

Las pequeñas cosas cotidianas… Yo diría los rituales personales y el reloj interno. Oh!, esas cosas que los mayores desoyen en nosotros desde los primeros días de vida, porque no tienen conciencia que antes que hacer lo que los profesionales, los mayores o quien sea dicen, deben primero observarnos para ver cómo somos… qué necesitamos… Oh si! Es la primer manera de desvalorización, porque nos están diciendo: “lo que vos sentís, no es; lo que yo te digo es, porque Mamá sabe lo que te conviene”. Ahí comenzamos a dejar de escucharnos. ¡Y bueno, tenemos que entrar en el sistema!, más burdamente dicho: en la manada. Así empezamos a encuadrar dentro del “ideal”, ¡para tranquilidad de toda la santa tribu!

¡Claro! Junto a esto viene el tema de lo psico-somático, la salud, las enfermedades, los problemas de conducta. ¡Tanto esfuerzo tenemos que hacer para tapar lo que somos! Después vendrán años de terapia y análisis para encontrarnos. En realidad, eso era antes, porque ahora los niños son enviados a la psico-pedagoga, siguen por la psicóloga y terminan medicados en el psiquiatra a los 5 años. Pero ya no seremos los mismos que podríamos haber sido, si nos hubieran dejado Ser, mediante la observación, aportándonos lo que necesitábamos para desarrollarnos.

Bueno… por suerte las almas que vienen para este fin de ciclo planetario, traen otra autoridad, no se dejan atropellar y mucho menos cambiar sus valores, a pesar del sistema educativo, que sigue siendo inadecuado. Estos guerreros enanos luchan día a día para cambiar a los padres, a los maestros y a cuanto “adulto” se les cruza. Y muchos, por suerte, tiran los remedios por la borda. Ya hay padres que también se están dando cuenta de esto.

¡El servicio! Palabras mayores en esta constelación, que en la mayoría de los casos, se confunde o transforma en sometimiento.

Sol, Luna, Mercurio, Venus, Marte en Virgo, nos darán este mes la oportunidad de vivenciar esta energía maravillosa del Cielo, en oposición a Urano en Piscis, promotor de grandes cambios y generador de finales importantes. Urano está acompañado del Nodo Norte ayudándonos a conectar con este fin de ciclo, mientras su opuesto, el nodo Sur, transitando en Virgo está generando descargas de negatividad en la vida cotidiana, en nuestros hábitos y en nuestros cuerpos, llevándonos a somatizar y a sentir cambios importantes en nuestro físico. Júpiter suma a este stellium su bondad, su protección, su posibilidad de hacer un aprendizaje de transformación, para pasar a vibrar en la energía que requieren los cambios espirituales, a todo nivel, que estamos viviendo. Cambios existenciales y esenciales. Plutón desde Sagitario provoca conflictos y genera importantes transformaciones tanto a Virgo como a Piscis.

Acceder a la Gran Mente (metanoia) y de allí a la Cura, es el desafío que estamos transitando todos los seres vivos, especialmente en este importantísimo tránsito por Virgo.

Recordemos que nuestro Planeta Azul, La Tierra, es un planeta escuela, donde debemos atravesar el conflicto para llegar a la armonía.

La energía que está bajando, que ya se está instalando en determinadas partes del planeta, fundamentalmente en América del Sur, estimula y facilita esta metamorfosis.

A pesar que muchos de nosotros (los que podemos tener conciencia) estamos pasando por transformaciones que a veces son dolorosas, deseo expresar y transmitir mi alegría por tener el privilegio de estar formando parte de esta ascensión, que desembocará en una transfiguración de la humanidad.

El camino y la sanación son a través del amor. Ese que sana todas las enfermedades del cuerpo y del alma. El amor que podamos sentir. Honesto y franco. Ese amor, es una conquista cotidiana. No lo conocemos.

Nos lo mostraron varios maestros. El último, por él fue crucificado.

Hasta el próximo encuentro, Almas…

 

Tres nuevos planetas: Seres, Caronte y Xenia
Plutón no sería un planeta

A todos los que me escribieron y llamaron pidiéndome opinión sobre el tema, y preguntándome si iba a poner algo en el sitio, les agradezco profundamente por su confianza y estima, lo que, como siempre digo, me compromete más aún con mi trabajo.

Ante todo, quiero aclarar que esta es la opinión de lo que siento e intuyo, haciendo lo que sugiero, sin mirar a los costados, ni buscar otras opiniones, para ver qué digo.

Respeto profundamente la discusión, el análisis y la discriminación de los astrónomos, pues me parece lógico que en la medida que van creciendo en conocimiento, cambien ciertas definiciones, distribuciones y que ubiquen a los astros en nuevas o diferentes categorías. Ellos sabrán, pues son los que estudian la constitución del cielo.

Como astróloga, siento que es natural que el ser humano acceda al descubrimiento de nuevos cuerpos celestes, debido a la evolución de su conciencia. Esto es necesario. Siempre fue así.

El Sol, la Luna, Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno, son conocidos, desde los albores del descubrimiento del manto celeste. Luego aparecen Urano, Neptuno y Plutón, de más reciente descubrimiento, en la medida que la humanidad sintió dentro suyo la energía de la vibración que esos planetas emanaban.

Por ejemplo: Urano, que nos conecta con la libertad, igualdad y fraternidad, haciéndonos romper órdenes que estaban establecidos pero que no deseamos más, fue descubierto en la época de la Revolución Francesa, en la que el pueblo sale a la calle gritando “Libertad, Igualdad y Fraternidad” y (aunque no de la mejor manera) se rompe el orden de la monarquía que gobernaba hasta ese momento. Y más adelante encontramos en su emanación sus cualidades de creatividad, inventiva, intuición, y también elevada y científica mente. Hacia mediados del siglo XX, en los preparativos hacia la era de Acuario, también comenzamos a percibir en la emanación de Urano esa energía divina, que debemos descubrir adentro de cada uno de nosotros.

Si pensamos que nos estamos preparando para un fin de ciclo, que va mucho más allá de un fin de era, el darnos cuenta de otras vibraciones, me parece la consecuencia lógica.

Voy a poner un ejemplo sencillo, siguiendo mi sentir respecto a que si la Astrología, no nos sirve para las simples cosas, no nos sirve.

Un niño de dos años, cuya ocupación perentoria es (dando un ejemplo muy elemental) aprender a manejar sus esfínteres, está lejos de interesarse por la bicicleta, la moto, los autos, la computadora, etc. etc. etc. Pero todo eso y muchos más, ¡existe! Más él lo irá descubriendo en la medida que tenga necesidad de acceder a ellos, por motivaciones internas, debido a su crecimiento.

Lo mismo nos sucede a nosotros con el Cielo. ¿Tres planetas? Creo que en su omnipotencia, el hombre no puede darse cuenta que recién se está cuestionando quién es… Que usa su energía en su mínima expresión y que no puede ver las cosas más allá de su cuerpo físico, y que además ni siquiera sabe de las miles de posibilidades que sólo en el cuerpo físico aún debe descubrir.

¿Qué si Plutón es o no planeta? ¿Qué si entra dentro de la descripción de planeta enano o no?

Digo yo, si de pronto nos dijeran que la Luna es XXXXX… ¿cambiaría eso su influencia sobre la Tierra?

Mi pensamiento es… bendito sea que tenemos acceso al conocimiento de estos tres nuevos cuerpos, sean planetas, o lo que sean, pues quiere decir que ¡estamos creciendo! Y este contacto con nuevas energías celestes, nos ayudarán a seguir incrementando nuestra conciencia para que acontezca el nuevo ciclo evolutivo.

Dejemos a los científicos hacer su trabajo y conectémonos desde nuestra vibración más elevada al sentir. Meditemos. Agradezcamos. Estamos siendo protagonistas de un proceso evolutivo, cada vez con mayor certeza ¡y eso es lo importante!

Por lo tanto, entrego, confío, acepto y agradezco estar aquí y ahora, haciendo lo posible por acceder a amar al otro como a mi mismo, a ser transparente, a expresar pureza y ética y a ser coherente con lo que pienso, digo, hago y siento. Que no es poco.

Y recordemos que el Universo nos reverencia y confabula con nosotros, para ayudarnos a Ser…

Hasta el próximo encuentro, Almas!

 

 

Anterior

Inicio

Arriba

Contacto

Agregar
a Inicio

Agregar
a Favoritos

Recomendar
el Sitio


María Ester Abal Vella - Astróloga y Terapeuta Floral
info@mariaesterabalvella.com.ar -
mabalvella@yahoo.com.ar

Copyright 2005 María Ester Abal Vella | Todos los derechos reservados
Sitio diseñado por DAL Comunicación