Argentina

Somos Peregrinos del Planeta y cuando nos alineamos con nuestra energía el Universo nos reverencia y confabula con nosotros para ayudarnos a Ser

 

 

 


Leo en Agosto de 2006

Una oportunidad de saber quien Soy


A través de los siglos con el advenimiento de nuevas formas de expresión, como el telégrafo, el teléfono, la televisión y la computación, el ser humano ha ido creciendo, teniendo nuevas oportunidades y ganando en cuanto a diversidad de noticias, conocimientos tanto científicos, educativos, políticos, sociales, de todo tipo. Todo esto, le ha dado la gran oportunidad de informarse y crecer, de conocer otras costumbres y dejar de ser una masa inculta, indefensa y sin horizontes, para transformarse en un ser con diversos caminos nuevos y objetivos o ambiciones.

Llegamos a la Luna y tenemos montones de satélites dando vueltas, que nos dicen… (?)

Se abrió ante nosotros, un abanico de nuevas posibilidades. Pero… siempre hay un pero cuando de seres humanos se trata, entre esas innumerables potencialidades, se olvidó de enseñar al hombre a unir toda esta maravilla, con su propia maravilla.

O sea, que pasamos de ser un tipo de masa, para convertirnos en otro. Más sofisticado, más conocedor, yo diría “más cosificado”, menos indefenso en cuanto a herramientas, pues cambiamos el hacha, la espada y el caballo, por los autos, los aviones, las armas de todo tipo de modelo y sofisticación y poder de destrucción.

También transferimos la sanación a través de las hierbas y las cosas más naturales a los medicamentos (drogas), operaciones re-sofisticadas, transplantes y… no sabemos qué más.

Más… hay algo que con el tiempo no cambió y es enseñar al hombre quién él en verdad ES.

Y aquí volvemos al punto que desde la más remota antigüedad se omitió, casualmente. Porque saber quién uno ES, da poder, y esto es peligroso. Siempre lo fue. Porque el hombre que sabe quién es, se transforma en invencible. Ya no compite, ni envidia, ni se compara, y comienzan a sobrarle un montón de cosas que le pesan, lo abruman y lo cargan de responsabilidades y lastre. Por empezar, las opiniones de los otros.

Un hombre que ES, crea…

Leo, signo de fuego, representado en el Zodíaco por el león, en el cuerpo físico por el corazón, es la constelación por excelencia en la cual el ser humano quiere y necesita probarse a sí mismo y saber quién es.

Y esto implica que tengas sueños y saber que se pueden hacer realidad, sentirte libre, aún si no lo sos, Nunca te resignes. Escapate de los lugares en los que te uniforman, luchá por lo que sentís en tu corazón. Creé en vos. Escuchate. No permitas que nadie te compare. No oigas a los otros creyendo que esa es la verdad. Tu verdad, es única y puede no parecerse a ninguna otra. Creé en un futuro maravilloso, pero comenzá a hacerlo ahora, al menos en tu vida. Caete y levantate cuantas veces lo necesites, sin reprocharte ¿por qué a mí? Más bien preguntate ¿para qué? Aprendé de las experiencias, pero no te quedes aferrado a ellas, porque podés cambiarlas. Mirá donde estás parado, sentí hacia dónde querés ir y jugate por lo que sentís. Llorá, peleá, gritá y elevate hasta el máximo así estés sentado en el living de tu casa. No te dejes vencer, ponele el corazón a la vida. Sos un guerrero, una amazona, un dios, una diosa y portas sus cualidades. Descubrilas, es tu desafío y tu prerrogativa. Reí, cantá, bailá, desplegá tu energía divina, mirá la llamarada de luz que portás.

Porque vos sos una obra maestra de nuestro Creador, porque sos una maravilla a imagen y semejanza del Universo, porque fuiste creado para ser el centro de tu Universo, porque habemos muchos Universos más, iguales al tuyo pero dispuestos de distinta manera y te necesitamos para seguir adelante, porque si vos no ocupás tu punto, un círculo no se cierra y queda un agujero en la red.

En este mes de Agosto, el Cielo nos reverencia nuevamente, con la presencia en Leo de el Sol, regente de Leo, centro de nuestro sistema solar y representante de nuestro espíritu, la Luna, con sus ciclos y posibilidad de metamorfosis, Venus que representa uno de nuestros aspectos femeninos, tan importante a desarrollar en este momento (tanto por hombres como por mujeres), nuestra manera de amar y por lo tanto de tener correctas relaciones. De amarme a mi y a los otros. Mercurio, nuestra forma de pensar y comunicarnos dándonos la posibilidad de crear desde las relaciones, a través de la comunicación, una realidad diferente, donde los diálogos con nosotros y con los otros sean honestos, sanos y verdaderos. Todos transitando en Leo. Con Saturno que se quedará más tiempo, para que podamos “ver” nuestra realidad, sacándonos de la ilusión, permitiéndonos actuar a partir de lo que tenemos, no de lo que idealizamos.

Esta impronta energética de planetas en Leo, generará un cambio muy importante en todos. Y durará más allá de que pase el tránsito. Tomemos conciencia. Usémosla para mirar hacia adentro. Recordemos que todos estamos recibiéndola. No nos metamos a querer cambiar al otro, pues el otro cambiará si puede, si quiere y si es lo que debe hacer. Y todo lo que dije en lo primeros párrafos, tiene que ver con usar este camino de los planetas a nuestro favor.

Por otro lado, Urano y el Nodo Norte en Piscis, nos impulsan a finalizar con las viejas estructuras que nos trajeron a este colapso del Planeta y la Humanidad, mientras Plutón en Sagitario, arranca las máscaras de lo insostenible y Neptuno conspira disolviendo los límites de lo antiguo inspirándonos en la creación de lo nuevo. Marte en Virgo, nos pone en la acción de cambiar lo cotidiano, yendo hacia adentro nuestro, muy en lo profundo, para buscar nuestro tesoro sin descubrir, esa virgen denominada Alma. Júpiter desde Escorpio, ayudado por Neptuno en Acuario, haciendo ambos aspectos de conflicto con este stellium en Leo, ayudarán a detectar (mediante el conflicto,que siempre es crecimiento) cuándo esta energía se apoya en el ego, tan conocido y criticado de los leoninos y cuándo lo disuelve, para que emerja el verdadero, seguro, fuerte pero a la vez humilde, por ser conciente de su verdadera grandeza espiritual, Yo Soy Yo.

Todos ellos a la vez, nos conectan con otros planos de conciencia, mientras la energía que los Maestros están bajando acrecienta nuestras cualidades de intuición, clariaudiencia, clarividencia y sanación, a través de los canales que cada uno de nosotros tiene facilitados. Así como recuerdos de conocimientos de otras vidas, que necesitamos o podemos usar en ésta, para el bien común, por supuesto.

Mis palabras son positivas, pero hacer el cambio cuesta. Sobre todo cuando ese cambio nuestro, involucra seres que amamos y tal vez no puedan, por ahora. Amémolos más.

Y lo que siempre sugiero y trato de hacer es: entrego, confío, acepto y agradezco, porque mi Padre, sabe lo que necesito.

Recordemos que somos Peregrinos, y que estamos aquí, en este momento planetario para, entre todos, Caminantes del Universo, crear el Nuevo Mundo: Acuario.

Hasta el próximo encuentro, Almas…

 

 

Anterior

Inicio

Arriba

Contacto

Agregar
a Inicio

Agregar
a Favoritos

Recomendar
el Sitio


María Ester Abal Vella - Astróloga y Terapeuta Floral
info@mariaesterabalvella.com.ar -
mabalvella@yahoo.com.ar

Copyright 2005 María Ester Abal Vella | Todos los derechos reservados
Sitio diseñado por DAL Comunicación